Perspectivas macro 2022: Todas las miradas puestas en contagios, inflación y tipos de interés

por | 22 Dic 2021

Las continuas crisis inflacionistas, los interrogantes en torno a los tipos de interés y la aparición de la nueva variante de Covid, Ómicron, hacen que gestionar la incertidumbre sea más difícil. Sin embargo, si miramos más allá de los titulares, hay algunas razones para ser optimistas de cara a 2022.

Estos son los temas que creemos que marcarán el año que viene: los contagios, la inflación y los tipos de interés.

Tasas de contagio

Nos alienta cómo progresa el Covid a nivel global. Los procesos de vacunación han sido un éxito, especialmente en los mercados desarrollados. Los mercados emergentes han quedado rezagados en ese camino, pero el reciente aumento de la aceptación en China es alentador.

Pero si de algo ha servido la variante Ómicron es para que hagamos una pausa y reflexionemos.  La nueva cepa ha provocado un aumento de las tasas de contagios en todo el mundo, pero la relación entre los contagios y las hospitalizaciones parece ser más débil, según lo que sabemos en esta fase tan temprana.

Ómicron nos recuerda que el mundo puede ser solo tan bueno como lo sea el eslabón más débil de la cadena de vacunación. Esta verdad evidente debería estar muy presente en la mente de los líderes mundiales en el año que viene y permitir la continua reapertura de la economía mundial.

Inflación

La inflación sigue siendo un tema clave y creemos que los tipos seguirán siendo elevados en el próximo año. Sin embargo, hay indicios de que en EE.UU., en particular, la disponibilidad de materias primas está mejorando, los cuellos de botella en el transporte se están abriendo y los puertos de embarque funcionan ahora 24 horas al día.

Los cálculos sobre la inflación predicen que es más probable que ésta alcance su punto máximo en el primer o segundo trimestre del próximo año. Las previsiones también tienen en cuenta un ligero aumento de la «corriente descendente» a medida que los productos básicos y los problemas de la cadena de suministro se suavizan.

Los mercados laborales parecen ser ahora el campo de batalla de la inflación. ¿Regresarán los millones de personas que han abandonado la fuerza de trabajo, reparando el daño causado por el Covid en el lado de la oferta? ¿O veremos cómo se amplían las demandas salariales fuera de los sectores afectados por el Covid (y, de hecho, por el Brexit)? La inflación se está convirtiendo claramente en un problema tanto político como económico, lo que añade más complejidad a este cóctel.

Tipos de interés

Nuestra tercera variable está en cierto modo relacionada con la segunda en el sentido de que, si bien los inversores están ciertamente atentos a la inflación, los banqueros centrales la observan de manera más cercana. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha recordado recientemente a los inversores las preocupaciones inflacionistas de la Fed. El Banco de Inglaterra también se ha hecho eco de estas preocupaciones. Incluso las previsiones más optimistas sobre la trayectoria de la inflación en EE.UU. y el Reino Unido la sitúan en niveles que probablemente pongan cada vez más nerviosos a los banqueros centrales. Aunque parte de esta subida de los tipos de interés ya se refleja en las expectativas del mercado, no es difícil ver escenarios en los que los bancos centrales podrían tener que aplicar una política menos favorable al mercado.

Pero, ¿en qué más se fijarán los inversores en 2022?

China

Los mercados chinos de renta variable y de renta fija sufrieron una mayor debilidad y volatilidad a finales de año, debido a las nuevas intervenciones reguladoras de las autoridades chinas, a la agudización de los problemas del sector inmobiliario en general y al lastre que supone la estrategia del país de «cero» Covid. Aunque parece que están apareciendo algunos signos de reajuste en el mercado inmobiliario chino, está claro que este ajuste no se llevará a cabo sin que se produzca en toda la economía, dada la escala e importancia del sector.

Dicho esto, el crecimiento económico de China seguirá superando la media mundial, aunque no al ritmo al que nos hemos acostumbrado. También sigue siendo el hogar de muchas empresas de alta calidad y de un mercado de bonos amplio y profundo, que sigue ofreciendo oportunidades.

Inversión empresarial

En medio del tapering, el ajuste de los tipos de interés en la mente de los inversores y habiendo visto el pico del impulso fiscal, el sector privado tendrá que recoger el testigo del crecimiento. Los beneficios de las empresas han superado con creces las expectativas este año, por lo que su liquidez está mejorando rápidamente, y los datos de las encuestas sobre las intenciones de inversión pueden presagiar un mayor crecimiento de la actividad. El aumento del precio de la mano de obra, el acortamiento de las cadenas de suministro y la evolución de las necesidades en materia de tecnologías de la información también pueden impulsar una mayor inversión. Aunque algunos elementos de esta actividad estarían en nuestro escenario base para el año que viene, es un área en la que se podría buscar una sorpresa al alza.

Mercados emergentes frente a mercados desarrollados:

El complejo de los mercados emergentes tiende a ser más sensible a los movimientos adversos de los tipos de interés mundiales y, lamentablemente, como se ha señalado anteriormente, su capacidad de respuesta a la crisis del Covid no ha sido tan eficaz como en la mayor parte del mundo desarrollado. Sin embargo, los bancos centrales de los mercados emergentes han sido mucho más rápidos que sus homólogos de los mercados desarrollados a la hora de subir los tipos de interés para tratar de amortiguar las presiones inflacionistas. Además, los mercados emergentes, en muchas de las medidas que han tomado, ofrecen valor en relación con muchos mercados desarrollados.

Los mercados:

Si se combina todo esto, ¿dónde nos deja el año que viene?

La visión de la casa sigue siendo de riesgo, pero menos que cuando entramos en el año que está a punto de pasar. Observaríamos una nueva fase en los mercados, caracterizada por un crecimiento subyacente que alcanza su punto máximo y se ralentiza (pero aún por encima de la tendencia y con la probabilidad de un repunte a corto plazo en algunas economías clave como EE.UU. y China, a medida que se desvanecen los vientos en contra de la variante Delta). También veríamos una inflación rígida (aunque aún se espera que alcance su punto máximo en los próximos trimestres y luego se modere), unas condiciones de liquidez más estrictas, pero aún favorables, y un entorno epidemiológico mejor, pero aún muy incierto. Los riesgos en torno a nuestra combinación económica y política central se inclinan firmemente hacia una inflación a corto plazo más fuerte, un crecimiento más débil y una política más estricta. Esta combinación podría ser potencialmente soportada por los mercados de riesgo, pero, sin embargo, es un cóctel menos apetecible que el que vimos a principios de año.

La renta variable sigue siendo la clase de activos preferida, en la que esperamos una rentabilidad modesta pero positiva para el año que viene, respaldada por un crecimiento razonable de los beneficios y una tasa de descuento que sigue siendo baja. Al igual que en 2021, creemos que se mantendrá la divergencia regional y tenemos preferencia por EE.UU., la calidad y el crecimiento.

En los mercados de renta fija, nuestra opinión sigue siendo que los rendimientos reales deberían seguir una tendencia al alza a 12 meses vista, ya sea por la sólida recuperación desde su nivel de partida, por el endurecimiento de la política de los bancos centrales si las presiones inflacionistas no se enfrían lo suficiente, o mecánicamente por el hecho de que las perturbaciones negativas de la demanda pesen sobre la inflación. El alto rendimiento sigue ofreciendo un valor siendo selectivos, aunque los rendimientos son más bien escasos en relación con la historia y se basan en la suposición (no irrazonable) de un ciclo benigno de deuda mala.

El sector inmobiliario sigue siendo atractivo. Vemos que está surgiendo valor en algunas de las áreas del mercado que antes eran menos populares, como el comercio minorista, donde los precios están empezando a despejarse. Además, es probable que el aumento de los costes de construcción limite la oferta futura en todo el mercado. Aunque la selección de valores sigue siendo importante en todos los sectores, prevemos una rentabilidad de entre el 4 y el 7% en el sector inmobiliario del Reino Unido, que empieza a coincidir con las expectativas a largo plazo de la renta variable. Algunos de los debates sobre la inflación señalados anteriormente también ponen de relieve los atractivos potenciales de los activos reales en una cartera.

Ómicron nos recuerda la incertidumbre que existe en el camino que los inversores tendrán que recorrer en el próximo año. Más que nunca, esto apunta a carteras diversificadas y a una cuidadosa selección de valores para que las carteras puedan hacer frente no sólo a los baches previstos en el camino, sino también a los inesperados.

 

Richard Dunbar, Head of Multi-Asset Research de abrdn

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
TIEMPO DE INVERSIÓN se configura como un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento de la inversión mediante el fomento del asesoramiento profesional a través de la divulgación de los diferentes tipos de inversión en activos cotizados (Renta Variable, Renta Fija y Fondos de Inversión) y no cotizados (hedge funds, capital riesgo, Inmobiliario, direct lending, etc) que tiene como principal objetivo ofrecer las mejores soluciones de inversión/financiación.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento sobre el ahorro y la inversión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Tres estrategias para vencer a la inflación con renta fija

La inflación fue el tema dominante en los mercados financieros en 2021 y creemos que es probable que vuelva a ser un importante factor para los rendimientos en 2022.  En su análisis anual de las perspectivas de inversión de 46 de los mayores bancos de inversión y...

El nuevo Silicon Valley: mercados asiáticos

Cualquier inversor que aborde el tema de los ETFs no puede ignorar el índice MSCI World. No es sólo por su alto perfil que este índice se abre paso en muchas carteras que buscan una amplia diversificación. Pero, ¿qué grado de diversificación ofrece realmente el MSCI...

Tiempo de Inversión TV