La industria automovilística alemana, la mayor fuente de riqueza del país en los últimos 70 años y que se globalizó aún más en la cúspide de su madurez tras la caída del Telón de Acero en 1989, se encuentra ahora claramente inestable.