La venta de viviendas sufrirá una ligera contracción en 2023, pese a lo cual el nivel de transacciones seguirá siendo elevado, mientras que la iniciación de nuevas promociones se estancará y el precio bajará en torno a un 2,4 %