La volatilidad de los bonos está disminuyendo en detrimento del dólar y los rendimientos en EE.UU. probablemente han alcanzado su punto máximo, lo que reduce el apoyo a un mayor avance.