Inversión centrada en el clima: por qué la etiqueta de «bono verde» no es suficiente

por | 4 Nov 2021

Cualquiera que esté en un mercado de agricultores cargando verduras orgánicas en su bolsa de algodón, también orgánico, probablemente se sienta bien por hacer cosas tan positivas para el medio ambiente. No utilizan plástico, compran en su localidad y apoyan la agricultura ecológica.

Por ello, les horrorizaría saber que, según los expertos, las emisiones de gases de efecto invernadero que genera cada hortaliza entregada en un camión de gran capacidad son, por lo general, inferiores a las de las hortalizas que se transportan en un camión agrícola. ¿Y esa bolsa de algodón orgánico? Sin pesticidas, se necesitan muchas más plantas, agua y recursos para producirla. Tanto es así, que los compradores deben utilizarla la friolera de 20.000 veces para tener el mismo impacto medioambiental acumulado que una bolsa de plástico de un solo uso

Ser verdaderamente «verde», sostenible, o estar alineado con los objetivos de cero neto, es complicado. Definitivamente, no es tan sencillo como comprar algo con una etiqueta buena.

¿Qué son los bonos «verdes»?

En una iniciativa muy inteligente, el Banco Europeo de Inversiones emitió los primeros «bonos verdes» en 2007. Desde entonces, el apetito por este tipo de bonos se ha disparado: en 2010 se emitieron 3.500 millones de dólares; en 2020, la cifra de nuevas emisiones de bonos verdes fue de 305.300 millones de dólares.

Estos bonos están diseñados para dirigir el capital hacia proyectos con un impacto medioambiental positivo. Se supone que este dinero se utiliza para mitigar las causas del cambio climático y construir un futuro más verde. Como dice la Iniciativa de Bonos Climáticos: «la era de los bonos verdes ha comenzado: la movilización de los mercados de bonos como herramienta de financiación de bajo coste será esencial para conseguir una economía baja en carbono y resistente al clima».

Ciertamente, los bonos verdes han tenido un efecto medioambiental positivo. Sin embargo, confiar únicamente en estos instrumentos para resolver los problemas medioambientales del mundo es una ilusión.

No hay suficientes

Los datos revelan que no todos los sectores -y desde luego no todos los sectores relevantes- están emitiendo suficientes bonos verdes. Por ejemplo, las operaciones del sector energético suponen el 9% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre; el combustible que produce crea otro 33% de las emisiones mundiales. Según la Agencia Internacional de la Energía, para lograr limitar el calentamiento global por debajo de los 1,5 grados acordados en París, no deberíamos desarrollar nuevos yacimientos de petróleo o gas. Por ello, el sector energético debería recurrir a la financiación verde. En 2020, el sector emitió algo más de mil millones de dólares en bonos verdes, pero recaudó 215.000 millones en bonos tradicionales. Esto significa que menos del 1% del total de la deuda obtenida fue «verde». Las cifras de este año son similares.

Falta de supervisión

Actualmente, no hay suficiente supervisión para medir las diferencias que marcan los bonos verdes. Un bono puede llamarse «verde» aunque no requiera que una empresa reduzca sus emisiones. Sí, existe el «informe de impacto», que puede exigir a la empresa que revele las emisiones de un proyecto. Sin embargo, esto no se traduce necesariamente en un compromiso  generalizado de la compañía para reducir las emisiones.

En el sector inmobiliario, se permite a las empresas utilizar la deuda de refinanciación para comprar edificios «verdes» construidos hace una década. En realidad, nadie construye ni desarrolla nuevos inmuebles.

En el sector del automóvil, los coches sólo tienen que emitir menos de 50 gramos de CO2 por kilómetro para ser considerados sostenibles según la nueva normativa de la UE, y sólo hasta 2026.  Y los fabricantes venden híbridos enchufables como alternativa de bajas emisiones de carbono a los vehículos tradicionales. Los responsables políticos consideran que estos vehículos pueden optar a la categoría de bono verde. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que los vehículos híbridos pueden emitir 2,5 veces más CO2 de lo que indican los controles oficiales.

El riesgo de que las empresas hagan un «lavado verde» también es considerable, especialmente en los mercados emergentes. Según la Iniciativa de Bonos Climáticos, casi el 8% de los bonos verdes emitidos en 2020, por valor de 8.800 millones de dólares, no cumplían las normas de etiquetado «verde».

Hay que hacer los deberes

La única manera de descubrir hasta qué punto puede ser sostenible o ecológico un bono es investigar. Es importante examinar el uso de los ingresos, los informes de impacto y la alineación con las normas reconocidas. Las credenciales ESG generales del emisor también son cruciales. Por ejemplo, en nuestra opinión, una empresa de servicios públicos que no tiene planes de eliminación del carbón y que emite un bono verde para financiar proyectos renovables plantea serias dudas.

Dicho esto, hay muchos bonos verdes buenos. Energias de Portugal es una empresa eléctrica que está integrada verticalmente y que es líder en la transición: el 54% de su deuda en euros en circulación es verde, lo que indica claramente su deseo de transición a un mundo con bajas emisiones de carbono.  En nuestra opinión, la empresa tiene un excelente historial de reducción de emisiones y sigue subiendo el listón. Este año, se fijó el objetivo de reducir las emisiones de alcance 1 y 2 en un 90% para 2030.

Anteriormente hemos destacado algunas de las deficiencias del sector del automóvil. Sin embargo, como en cualquier industria, algunas empresas lo están haciendo mejor que otras. Por ejemplo, Volvo. Desde el año pasado, cada coche nuevo que venda será un vehículo híbrido o totalmente eléctrico. Ha prometido una producción neutra para el clima en 2025 y para la cadena de valor han fijado 2040. Ha establecido objetivos con base científica, mientras que su marco de bonos verdes ofrece información muy detallada sobre sus criterios de exclusión. Creemos que estas medidas ponen el listón muy alto para otros fabricantes de automóviles que quieran emitir bonos verdes.

A nivel de países, tenemos a Chile. Aquí, el gobierno está promulgando políticas agresivas de descarbonización y presupuestos de carbono para apoyar una economía cero neto para 2050. En 2019, Chile fue el primer país latinoamericano en emitir un bono verde que dirige sus ingresos hacia proyectos de resiliencia climática. Entre ellos se incluyen infraestructuras de defensa contra inundaciones, sistemas de riego eficientes y la mejora de la gestión de los residuos hídricos, todos ellos esenciales para hacer frente a los riesgos físicos del cambio climático.

¿Qué significa esto para los inversores?

Los gestores de activos también pueden desempeñar un papel crucial. Al desarrollar fondos de bonos que buscan ayudar a la transición hacia una realidad cero neto, pueden ayudar a canalizar el capital donde más se necesita. Para los inversores, esto crea oportunidades para poner su dinero a trabajar en las áreas más necesitadas, al tiempo que buscan asegurar su propio futuro financiero.

Los responsables políticos también están ayudando. Por ejemplo, en marzo la UE puso en marcha su Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR). Esto obliga a los participantes en el mercado financiero y a los asesores a proporcionar información más detallada sobre la sostenibilidad. El objetivo es dar a la población la información crítica que necesita para tomar decisiones de inversión en línea con sus objetivos de sostenibilidad.

Conclusiones

Es importante no evitar sectores de forma precipitada. Sea cual sea el sector o la empresa, en la transición hacia una economía de cero neto, debemos asegurarnos de que el capital se asigna donde se necesita y donde puede tener el mayor impacto. Nadie debe quedarse atrás.

 

Samuel Grantham, Investment Manager Fixed Income, abrdn

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
TIEMPO DE INVERSIÓN se configura como un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento de la inversión mediante el fomento del asesoramiento profesional a través de la divulgación de los diferentes tipos de inversión en activos cotizados (Renta Variable, Renta Fija y Fondos de Inversión) y no cotizados (hedge funds, capital riesgo, Inmobiliario, direct lending, etc) que tiene como principal objetivo ofrecer las mejores soluciones de inversión/financiación.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento sobre el ahorro y la inversión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Servicers y SOCIMI venden alquilado y eligen a Inviertis para hacerlo

La proptech especializada en venta de inmuebles con inquilinos ha logrado cerrar acuerdo con reputados Servicers y SOCIMI. El producto de estos profesionales representa ya un 15% de la cartera Inviertis cuenta con 6.000 inversores registrados y más de 400 propiedades...

Fuertes caídas de las bolsas por la nueva variante del virus

Los principales índices bursátiles europeos cierran la semana con una caída acumulada de entre un 5% y un 6%, después de que la expansión del coronavirus en muchos países europeos y el descubrimiento de una nueva variante peligrosa en África del Sur, hayan extendido...

Lisa Hehenberger y Ecoalf ganan los S2B Impact Awards 2021

Lisa Hehenberger y Ecoalf han sido elegidos como los Impact Champion e Impact Startup 2021. Estos premios, organizados por Fundación Ship2B y entregados en el marco del VIII S2B Impact Forum, buscan reconocer y agradecer el valor que los agentes clave de la economía...

¿Cyber Monday o Crypto Monday?

El Cyber Monday, el evento digital creado para potenciar el comercio electrónico que se organiza el próximo 29 de noviembre, se celebra este año en un entorno cada vez más caracterizado por el constante crecimiento experimentado por las criptomonedas y el mundo crypto...

EL PODCAST DE LOS INVERSORES

NEWSLETTER SEMANAL

Recibe los contenidos más relevantes en tu correo y no te pierdas nada.

Política de privacidad

You have Successfully Subscribed!