¡Las vueltas que da el mercado! Un vistazo a los retornos de las energías tradicionales vs. renovables

por | 31 Ene 2022

Los mercados dan muchas vueltas. Lo estamos viendo estas últimas semanas en el comportamiento relativo de muchos activos. Las áreas que destacan en rentabilidad en un periodo suelen decepcionar en otros. Estos periodos pueden ser más largos o más cortos, pero los mercados suelen moverse en un péndulo que va de la euforia/complacencia al miedo/depresión, no solo a nivel agregado sino también sectorial. Normalmente apenas visitan de pasada el término medio o lo que muchas veces llamamos “equilibrio”. En otras palabras, es habitual que los mercados se pasen de frenada en un sentido (optimismo) y en otro (pesimismo).

Estas vueltas pueden ser de vértigo si de golpe ocurre una pandemia que trastoca prácticamente todo de la noche a la mañana. El shock fue brutal en todos los niveles, y en las inversiones también, como no podía ser de otra manera. Hoy quiero centrarme en un aspecto muy particular, que tiene que ver con el sector de la energía, su comportamiento en los mercados y la creciente tendencia hacia la sostenibilidad medioambiental (la ‘E’ del ESG inglés, o la ‘A’ del ASG, en español).

Del año de la pandemia y el desplome del petróleo…

Recuerdo en 2020 leer y escuchar que la sostenibilidad en las inversiones (entendidas sobre todo por el aspecto medioambiental) no solo no estaba reñida con buenas rentabilidades, sino que las ayudaba, citando los excelentes resultados de 2020 y años anteriores.

En efecto, simplificando las cosas, las inversiones en las llamadas energías renovables, que se asocian a la tendencia ESG/ASG, dieron resultados espectaculares (el ETF iShares Global Clean Energy (ICLN) retornó nada menos que un 141%), en contraposición con los nefastos retornos de las energías “sucias” de los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón). 2020 fue un año particularmente malo, por la caída de la demanda energética, que se centró en estas fuentes. ¿Recuerdan el barril de Brent por debajo de los 20 dólares o los mediáticos precios negativos del WTI?. La demanda de renovables en cambio se mostró muy resiliente. Al calor del momento, fue la ocasión idónea para vaticinar el “fin de la era de los combustibles fósiles”, como ya se hizo en el pasado.

Fuente: TraderFerg.

 

…al año del comienzo de la crisis energética

Pero nada más lejos de la realidad, ¡las vueltas que dan los mercados! Si en 2020 se hablaba de la muerte del carbón, del petróleo como un activo “no-invertible” (uninvestable) y la nuclear se metía en el mismo saco que el carbón (¡e incluso del tabaco o las armas!), en 2021 y este comienzo de 2022 las cosas se ven de forma bastante diferente.

Aunque este tema tiene muchas aristas, trataremos de simplificar al máximo y para ello nos centraremos en el sector de petróleo y gas. Éste ha sido de los que mejor rentabilidad ha obtenido en el último año: en 2021 el mayor ETF de empresas de petróleo y gas estadounidenses XLE retornó un 53% y sube un 18,5% en 2022, frente al -24% en 2021 y -16% del ICLN en lo poco que llevamos de año. Y a 1 año el fondo cotizado de oil & gas sube el 69% mientras que el de energías limpias cae cerca de un 42% (datos a 28 de enero). A nivel anecdótico, el ETF de acciones de energía solar de Invesco (TAN) sufrió en diciembre su peor mes en términos de salidas de capital de sus 14 años de historia.

Retorno de los ETFs de energía tradicional (XLE, negro) y energías renovables (ICLN, verde) en el último año

Rentabilidades ETFs energia 1 año

 

Para no ser acusado de cherry picking, a continuación muestro el gráfico de los últimos 3 años.

Retorno de los ETFs de energía tradicional (XLE, negro) y energías renovables (ICLN, verde) en los últimos 3 años

Rentabilidades ETFs energia 3 años

 

En la actualidad, la crisis energética, más o menos aguda, es una realidad en distintas partes del mundo. La demanda de petróleo, por ejemplo, ha recuperado los niveles anteriores a la pandemia, mientras que la oferta sigue dañada. En consecuencia, los inventarios se han reducido drásticamente y los precios se han disparado a niveles máximos de muchos años. Algo similar ocurre en el gas y el carbón, con sus particulares dinámicas. Tras años de reducción de las inversiones en combustibles fósiles, las consecuencias se han empezado a sentir de forma muy notable, al mismo tiempo que se evidencia la dependencia de nuestra economía de los combustibles fósiles.

¿Y qué podemos esperar a futuro?

En mi opinión, lo más probable es que continúe la nueva tendencia iniciada el pasado año. Lo que en 2020 era una idea de inversión muy contrarian, hoy ya no lo es tanto. Aunque ya sería tema para extenderse en un próximo artículo, las perspectivas bursátiles del sector de petróleo y gas me siguen pareciendo atractivas, en un contexto macro inflacionario y a nivel micro de restricción de oferta (basada en parte en la tendencia ESG/ASG y el foco en la descarbonización de la transición energética), demanda sólida y alta generación de flujo de caja libre a los actuales niveles del petróleo, además de unas valoraciones aún relativamente bajas. Asimismo, tras un brutal y prolongado mercado bajista del sector, es esperable que quede todavía mucho recorrido al alza.

Respecto al sector de energías renovables, aunque personalmente no tengo una opinión marcada, diversos analistas han apuntado la presencia de vientos en contra significativos, como los problemas en las cadenas de suministro, la inflación en los materiales y metales necesarios para fabricar los aerogeneradores y placas solares, o el escenario que se avecina de subidas de tipos de interés (que suele perjudicar más a acciones de crecimiento o growth). Otros en cambio son más positivos tras una fuerte caída de las cotizaciones.

De cualquier modo, la transición energética me parece una de las temáticas más interesantes en este momento en el mundo de la inversión, que por distintos motivos y en áreas muy diferentes ha creado y seguirá creando oportunidades de inversión y riesgos que valorar. Hablaremos de ellas en próximos artículos.

 

Materiales recomendados:

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Ángel Martín Oro
Consultor senior de negocio, comunicación y marketing en iDen Global. Analista de los mercados financieros y la industria de gestión de activos. También es profesor de Entorno Económico en el Centro de Estudios OMMA y en el Título de Experto en Bolsa y Mercados de la Universidad de Alicante. Síguele en Twitter.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros artículos, vídeos y podcast en tu correo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Asia: ¿Dónde y en qué compañías invierte Cobas AM?

Asia: ¿Dónde y en qué compañías invierte Cobas AM?

La parte asiática de la cartera internacional de Cobas AM se compone de compañías defensivas «bien orientadas a largo plazo, con buenos equipos directivos y de tipo holding familiar o que tienen un accionista de referencia», explica la gestora.

Así impulsan la tokenización de la economía Nash21 y Token City

Así impulsan la tokenización de la economía Nash21 y Token City

El Foro Económico Mundial (WEF) calcula que aproximadamente el 10% del PIB global estará almacenado en DLT para 2027, mientras que Boston Consulting Group estima en su informe de septiembre de 2022 que el tamaño total de los activos ilíquidos tokenizados superará los 16.000 millones de dólares en 2030.

SUSCRÍBETE A TIEMPO DE INVERSIÓN

Política de privacidad

¡Bienvenido a la comunidad de Tiempo de Inversión!