Lejos de la connotación negativa que acompaña a la pandemia, para el sector de la ciberseguridad, esta situación se ha convertido en un nuevo detonante de todo tipo de proyectos de defensa, actualización y modernización de sus recursos de seguridad, en gran medida por la generalización del teletrabajo.