Se trata del único fondo cotizado de uranio del mercado europeo después de los buenos resultados conseguidos en Estados Unidos, donde el fondo ha conseguido dar a sus inversores una rentabilidad cercana al 49% en el último año gracias al auge de esta fuente de energía.