El capital humano, en el centro de la rentabilidad sostenible

por | 6 May 2021

Las buenas prácticas de recursos humanos promueven un capital humano de alta calidad. Este activo único proporciona a las empresas una ventaja competitiva, pero los mercados subestiman su valor.

La inversión en capital humano impulsa la productividad y puede impulsar los resultados económicos y financieros. Además, representa un elemento esencial de crecimiento sostenible para las empresas que buscan afianzar su modelo de negocio.

Apoyar las principales tendencias que darán forma a la economía del futuro forma parte del ADN del Grupo Edmond de Rothschild. Somos pioneros en la inversión temática al lanzar el primer fondo centrado en el sector salud en 1985. En noviembre de 2020, reforzamos nuestra gama de fondos temáticos con el Edmond de Rothschild Fund Human Capital. Basado en los resultados de un importante estudio propio y otros  tantos trabajos de investigación, el fondo refleja nuestra firme convicción de que las empresas que invierten en capital humano generan rentabilidades superiores a largo plazo. También creemos que los recursos humanos tienen un interés estratégico, ya que la mayoría de los puestos de trabajo en 2030 aún no se han creado.

Edmond de Rothschild Fund Human Capital es un fondo temático global que aprovecha la investigación académica, la experiencia en la selección de valores y la inversión socialmente responsable. La cartera, muy selectiva, refleja las fuertes convicciones de más de 40 empresas que defienden las prácticas de capital humano y cumplen con los criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo.

La mitad de las empresas que seleccionamos tienen políticas de recursos humanos sobresalientes, mientras que la otra mitad opera en el ámbito de la educación, la transferencia de conocimientos y la protección de los trabajadores. Los gestores del fondo examinan los valores elegibles utilizando nuestro modelo propio de calificación extrafinanciera para complementar el análisis financiero en profundidad. Prestan especial atención al número de horas de formación continua que se ofrece a los empleados, así como a los índices de satisfacción de los mismos. El fondo trata de superar a su índice de referencia (MSCI AC World) a largo plazo, al tiempo que tiene un impacto social positivo.

UNA TEMÁTICA PARA EL FUTURO

Para la OCDE, el capital humano es el “conocimiento, las habilidades, las competencias y los atributos incorporados en los individuos que facilitan la creación de bienestar personal, social y económico. El capital humano es un activo intangible que puede impulsar o apuntalar la productividad, la innovación y la empleabilidad”. Como muestra de su importancia, las principales potencias como China y Estados Unidos han situado la acumulación de capital humano en el centro de sus medidas de apoyo económico. Para cumplir con los objetivos de crecimiento de China, Pekín ha decidido que el 30% de los empleados deben ser recualificados para 2030. En Estados Unidos, el Plan de Empleo Americano (American Jobs Plan) de Joe Biden, un paquete de estímulo de 10 años de duración, pretende invertir cientos de miles de millones de dólares en centros educativos, guarderías, investigación e innovación y formación de competencias.

La crisis de la Covid-19 ha sido una auténtica prueba de fuego para los departamentos de recursos humanos, ya sea a través de la protección de los trabajadores (desinfectantes de manos, mascarillas y vacunas, etc.), los planes de continuidad de la actividad tras el aumento del teletrabajo y los esfuerzos por mantener un buen ambiente de trabajo.

Al mismo tiempo, las tendencias estructurales, como el envejecimiento de la población y el creciente recurso a las nuevas tecnologías, han animado a las empresas a invertir en capital humano para aumentar la rentabilidad y evitar la obsolescencia de su personal. Desde el Acuerdo de París de 2015, los actores de las finanzas responsables se han centrado en las emergencias medioambientales. Sin embargo, la crisis de la Covid-19 ha hecho que temas sociales como la sanidad pública, las cadenas de suministro, el empleo, las desigualdades y los recursos humanos vuelvan a ser el centro de atención.

Este reequilibrio de las cuestiones sociales y medioambientales nos retrotrae a los inicios de la teoría del desarrollo sostenible establecida en el informe Brundtland de 1987. En él se defendían los objetivos de desarrollo intergeneracional y un enfoque equilibrado de las consideraciones económicas, sociales y medioambientales.

Edmond de Rothschild AM

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. El programa cuenta con secciones especializadas en Ahorro e Inversión, Finanzas, Bolsa, Fondos de Inversión, Prevención Social y Seguros (con especial atención a los Principios de Inversión Responsable de la ONU (UN-PRI), así como consultoría fiscal y legal, entre otras.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Reinventar el capitalismo desde el sector fundacional

La inversión de impacto, que persigue el doble objetivo de generar rentabilidad financiera y abordar y originar soluciones para resolver problemas sociales, ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años, especialmente en EE. UU. y Europa. Concretamente,...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. 

Escucha Radio Intereconomía en Directo

El programa se emite en Radio Intereconomia, de lunes a viernes, de 19:00h a 21:00h.

Únete a la comunidad de Tiempo de Inversión

Recibe todos nuestros contidos en tu correo y no te pierdas nada

You have Successfully Subscribed!