El crecimiento de los criptoactivos no supone una amenaza para el sector bancario europeo

por | 12 May 2021

Sam Theodore, consultor senior de Scope Group

Los bancos que han hecho progresos visibles en la reestructuración digital integral y que se mantienen atentos a las megatendencias disruptoras en curso no deberían estar tan preocupados. Dichos grupos están claramente mejor posicionados para el emergente mundo de las criptomonedas y, de hecho, pueden encontrar oportunidades en él. Además, como destaco más adelante, las autoridades monetarias y los reguladores financieros parecen estar tomando en serio la creciente presencia de los criptoactivos. Esto es alentador.

Para evaluar el desafío de las criptomonedas para los bancos europeos, examino las criptomonedas y los contratos inteligentes/finanzas descentralizadas por separado, aunque están intrínsecamente relacionados. También resumo una iniciativa reguladora clave de la UE sobre los criptoactivos.

Criptodivisas frente a las monedas digitales de los bancos centrales

Las criptodivisas privadas distribuidas en cadenas de bloques -Bitcoin, Dogecoin, Ether, etc. – no sacudirán los sólidos cimientos del dinero fiduciario: depósitos, préstamos y transferencias a través de intermediarios financieros regulados (que en Europa son en su mayoría bancos).

En este momento, tienen principalmente una función de depósito de valor (para hacer trading, especulación e inversión); más que de medio de intercambio (aunque cada vez más negocios en EE.UU. y en otros lugares están aceptando Bitcoin como pago, desde compras de lujo, como los coches Tesla y el arte NFT, hasta la reserva de viajes a través de Expedia).

Pero mientras los gobiernos y los bancos centrales se nieguen a respaldarlas -lo que ocurre en gran medida-, las criptomonedas desempeñarán, en el mejor de los casos, un papel marginal en las transacciones. Los gobiernos y los reguladores echaron un jarro de agua fría al intento de un consorcio liderado por Facebook, anunciado hace casi dos años, de establecer la criptodivisa Libra (recientemente rebautizada como Diem) como una moneda digital privada respaldada por activos de alta calidad.

Se rumorea que el plan del consorcio podría ser que Diem se convirtiera en un proveedor de marca blanca de monedas digitales de bancos centrales. Esto sugiere que el proyecto inicial puede haberse complicado, aunque se sigue persiguiendo.

En general, creo que las criptodivisas privadas, por mucho que su uso se extienda más allá de los entusiastas de las criptomonedas, no competirán con el dinero fiduciario de los bancos centrales, y mucho menos lo dejarán de lado. Sobre todo, porque los bancos centrales, tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes, se encuentran en diversas etapas de investigación o incluso de implementación de sus propias iniciativas de moneda digital.

Tanto el Banco de Inglaterra como el BCE están llevando a cabo investigaciones con el objetivo de crear libras y euros digitales de uso general. En Estados Unidos, la Reserva Federal de Boston está llevando a cabo un proyecto de investigación sobre un dólar digital junto con el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), cuyos primeros resultados se esperan para dentro de un par de meses. China se encuentra en una fase más avanzada, con un yuan digital que ya se ha puesto en marcha en algunas ciudades; el Gobierno ha trabajado en este proyecto en secreto durante algunos años.

Contratos inteligentes y finanzas descentralizadas

Los bancos deberían sentirse algo más incómodos por el desarrollo de los contratos inteligentes, procesados en un libro mayor distribuido sin permisos en ecosistemas digitales abiertos como Ethereum. Los contratos inteligentes son acuerdos que se ejecutan (estructurados como software con controles y cumplimiento legal incorporados) entre participantes a través de Internet que no se conocen ni confían entre sí. Cuando se cumplen las reglas predefinidas del contrato, el acuerdo se aplica automáticamente por consenso mayoritario de la red blockchain.

Lo que podría plantear interrogantes sobre el futuro del sector bancario tal y como lo conocemos es hasta qué punto los contratos inteligentes pueden imponerse en las transacciones financieras entre pares (P2P), obviando a intermediarios como los bancos. Y así, con el tiempo, amenazar una fuente de ingresos básicos para los bancos.

Las finanzas descentralizadas (DeFi) -un término cada vez más popular en EE.UU.- incluyen aplicaciones descentralizadas construidas sobre libros de contabilidad distribuidos y relacionadas con las transacciones financieras que utilizan tokens criptográficos (pagos, intercambios, ventas, préstamos, seguros, derivados, etc.).

Sin embargo, la viabilidad de las DeFi en su forma actual en el contexto europeo es dudosa. En primer lugar, aunque el entorno DeFi existe y seguirá mejorando, es poco probable que sea adoptado a gran escala por las empresas y los particulares, más allá de una categoría relativamente reducida de entusiastas de la tecnología (invertir en criptoactivos no forma parte ipso facto de las DeFi).

En segundo lugar, en la medida en que se lleve a cabo exclusivamente fuera del sistema de dinero fiduciario -que es, de hecho, la razón de ser de la tecnología-, debería seguir siendo marginal en comparación con las transacciones financieras habituales. En tercer lugar, y quizás de forma crucial, están las barreras regulatorias que, como se muestra a continuación, dificultan su implantación en toda Europa.

Dicho esto, los contratos inteligentes en blockchains sin permisos pueden utilizarse cada vez más para acuerdos y transacciones financieras que no se basan en criptoactivos. De hecho, es cada vez más frecuente. Por lo tanto, sigue existiendo la amenaza de que el P2P eluda a los intermediarios, como los bancos. Esta amenaza es más virtual ahora, pero las mejoras en la tecnología de los contratos inteligentes y su mayor aceptación pueden convertirla en una amenaza real para algunos intermediarios financieros. No tanto por el riesgo de desaparecer del mapa, sino como una amenaza para los ingresos principales.

Los bancos más grandes, especialmente los que alcanzan altos niveles de sofisticación tecnológica, son muy conscientes de ello, y el uso del blockchain está aumentando dentro de estos grupos. Incluso para la emisión de deuda. A principios de abril, el Banco Europeo de Inversiones anunció que está preparando la emisión de un nuevo bono a través de blockchain, utilizando como asesores a Goldman Sachs, Santander y Société Générale. Estos dos últimos ya han emitido bonos utilizando la tecnología blockchain. El primer bono basado en blockchain llegó en 2018, de la mano del Banco Mundial.

A medida que la tecnología de libro mayor distribuido -un subproducto de los criptoactivos, pero no aplicable exclusivamente a ellos- se adopte a mayor escala, los bancos más pequeños y menos sofisticados tendrán dificultades para competir. Sobre todo, porque se trata sólo de un elemento de la transformación digital. Pero, de nuevo, esto es más una cuestión de que algunos bancos van tecnológicamente por detrás de otros, no de que el sector bancario se vea perturbado por los criptoactivos que llegan por diferentes canales.

Estado de la normativa sobre criptoactivos en la UE

El paquete de medidas sobre finanzas digitales de la Comisión Europea, adoptado el pasado mes de septiembre, incluye una propuesta de regulación de los criptoactivos, el Reglamento para un Mercados de Criptoactivos (MiCA), que sustituirá a todos los ordenamientos nacionales relacionados con esta clase de activos. El MiCA introduce requisitos relacionados con la emisión, la oferta y la comercialización de criptoactivos, incluida la prevención del abuso de mercado.

En general, la regulación de las criptomonedas persigue cuatro objetivos clave: proporcionar seguridad jurídica, apoyar la innovación, proteger a los clientes y preservar la estabilidad financiera. El MiCA se aplicará a tres categorías de criptoactivos (tokens):

  1. Los tokens referenciados a activos (incluido el propuesto Diem)
  2. Fichas de dinero electrónico (utilizadas como medio de intercambio y vinculadas a una moneda fiduciaria)
  3. Otros criptoactivos (una categoría general que incluye el Bitcoin). Cualquier criptoactivo que constituya un instrumento financiero o equivalente (por ejemplo, tokens de seguridad, eMoney o dinero electrónico, depósitos estructurados, etc.) estaría cubierta por las regulaciones existentes de los mercados financieros (por ejemplo, MiFID), no por la MiCA.

Es importante destacar que, en toda la UE, los criptoactivos tendrán que ser emitidos y gestionadas únicamente por entidades jurídicas denominadas proveedores de servicios de criptoactivos (CASP), que serán autorizadas y supervisadas por las autoridades nacionales competentes. En la medida en que los criptoactivos se clasifiquen como “significativos” -lo que significa una gran base de clientes, un elevado número de transacciones o una capitalización de mercado superior a 1.000 millones de euros-, las CASP serán supervisadas directamente por la ABE (Autoridad Bancaria Europea), con revisiones anuales.

La obligación, en virtud de la MiCA, de que las CASP sean personas jurídicas será un obstáculo importante para el desarrollo europeo de las DeFi, en la que la emisión está descentralizada, sin emisor identificable. Además, también existen requisitos para las CASP en materia de divulgación (publicación de un libro blanco detallado antes de la emisión) y tamaño del capital, lo que podría alejar a los pequeños actores sin recursos para cumplir con la MiCA.

Si la CASP es una entidad de crédito ya autorizada en virtud de la Directiva sobre Requisitos de Capital (DRC), no necesitará una autorización separada para las CASP. Esto supone una ventaja inherente para los bancos, que a través del “passporting” (pasaporte) pueden incluso emitir, comercializar y realizar transacciones con criptoactivos en toda la UE. En general, la MiCA parece un conjunto de normas muy completo para el creciente segmento de los criptoactivos, que podría servir de modelo para las normativas de otros países, incluido Estados Unidos.

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. El programa cuenta con secciones especializadas en Ahorro e Inversión, Finanzas, Bolsa, Fondos de Inversión, Prevención Social y Seguros (con especial atención a los Principios de Inversión Responsable de la ONU (UN-PRI), así como consultoría fiscal y legal, entre otras.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Reinventar el capitalismo desde el sector fundacional

La inversión de impacto, que persigue el doble objetivo de generar rentabilidad financiera y abordar y originar soluciones para resolver problemas sociales, ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años, especialmente en EE. UU. y Europa. Concretamente,...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. 

Escucha Radio Intereconomía en Directo

El programa se emite en Radio Intereconomia, de lunes a viernes, de 19:00h a 21:00h.

Únete a la comunidad de Tiempo de Inversión

Recibe todos nuestros contidos en tu correo y no te pierdas nada

You have Successfully Subscribed!