Perspectivas del Reino Unido: deuda soberana, riesgos para la City y la balanza comercial

por | 7 Jul 2021

Cinco años después de que el Reino Unido votara a favor de salir de la UE en un referéndum, las principales amenazas que afectan a las perspectivas soberanas del Reino Unido por la ruptura del país con su socio comercial más importante se han disipado, aunque siguen existiendo riesgos crediticios.

Scope Ratings, que argumentó durante todo el período del Brexit que el «no acuerdo» era el resultado menos probable, afirma que la entrada en vigor del Acuerdo de Comercio y Cooperación con la UE en mayo de 2021 fue un desarrollo crucial detrás de la mejora de la perspectiva crediticia del Reino Unido.

«La disminución del riesgo de Brexit «sin acuerdo» ha reducido significativamente los posibles factores de presión que afectan a las perspectivas económicas, fiscales, del sector exterior e institucionales relevantes para las calificaciones crediticias soberanas del Reino Unido», afirma Dennis Shen, director de Scope.

«Aunque el sector de los servicios del Reino Unido, que es muy significativo, quedó excluido del acuerdo comercial, el Memorando de Entendimiento adicional acordado por las dos partes en marzo representa un paso importante para que se concedan más derechos de acceso sustanciales a la industria financiera del Reino Unido a medio plazo, dependiendo de las decisiones de equivalencia», afirma Shen.

El 25 de junio, Scope revisó la perspectiva del Reino Unido de negativa a estable, confirmando la calificación de AA. En parte, este cambio de perspectiva también reflejó una resistencia expuesta desde el referéndum en el estatus de la libra esterlina como moneda de reserva.

La disminución del riesgo de complicaciones derivadas del Brexit ha coincidido con una relativa resistencia de la economía británica a través de una fase de tensión en la política interna y de unas relaciones con la UE frecuentemente conflictivas tras el referéndum de junio de 2016 y la crisis de Covid-19.

La producción económica del Reino Unido se contrajo notablemente en un 9,8% en 2020, con estrictos cierres consecutivos y una fuerte disrupción de la economía interna mientras el gobierno luchaba por contener el virus.

«Sin embargo, con el apoyo de estímulos fiscales y monetarios a gran escala, Scope espera un fuerte, aunque desigual, repunte económico del 6,6% este año y del 5,4% el próximo», afirma Shen. A medio plazo, Scope espera que el potencial de crecimiento del Reino Unido se mantenga en torno al 1,5%, limitado por un suave crecimiento de la productividad estimado en sólo un 0,6% anual.

«Es cierto que está por debajo de nuestra estimación de crecimiento potencial del 2% en caso de que el Reino Unido permaneciera en la UE, pero sigue siendo comparable a la de países con una calificación similar a la de A, como Estados Unidos, con un 1,9%, y Francia, con un 1,4%», afirma Shen.

La revisión de la perspectiva de la calificación del Reino Unido no implica que el riesgo del Brexit y las consecuencias económicas e institucionales asociadas hayan pasado. La City se enfrenta potencialmente a un deterioro prolongado a la espera de acuerdos definitivos con la UE en materia de servicios financieros. Las empresas con sede en el Reino Unido pueden seguir trasladando algunas actividades al continente. La política interna sigue siendo volátil debido a la creciente presión por un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia, así como a las repercusiones resultantes del Protocolo sobre Irlanda del Norte acordado en el marco de los nuevos acuerdos comerciales entre el Reino Unido y la UE.

«El sector exterior representa un reto crediticio constante», afirma Eiko Sievert, directora de Scope. El déficit por cuenta bancaria ascendió al 3,5% del PIB en 2020, ligeramente por encima del 3,1% del PIB en 2019, aunque significativamente por debajo de un máximo del 6,1% del PIB en los cuatro trimestres hasta el tercer trimestre de 2016. «El Reino Unido finalmente consiguió un acuerdo con la UE para el comercio de mercancías, en el que tiene un déficit comercial con la UE, pero no uno tan integral en los servicios, en los que se prevé una disminución del superávit comercial. Esto tiene consecuencias adversas a más largo plazo para la balanza por cuenta corriente del Reino Unido”.

Dennis Shen y Eiko Sievert, analistas principales de Scope Ratings

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Tiempo de Inversión
Proyecto especializado en la divulgación del ahorro y la inversión, el fomento del asesoramiento profesional y el seguimiento de la actualidad de los principales activos (renta variable, renta fija, materias primas, y más) y vehículos de inversión y financiación (fondos de inversión, capital riesgo, socimi, direct lending, etc) con el objetivo de ayudar a los inversores a tomar mejores decisiones en relación a su patrimonio. ¿Quieres anunciarte con nosotros?

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros artículos, vídeos y podcast en tu correo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Diario de Inversión: Rally en Europa

Diario de Inversión: Rally en Europa

El Ibex 35 empieza a recuperarse del peor trimestre desde incios de la pandemia. El selectivo ha cerrado con un avance del 3,14%, que ha llevado al índice a rozar los 7.700 puntos, al terminar en los 7.696 puntos.

SUSCRÍBETE A TIEMPO DE INVERSIÓN

Política de privacidad

¡Bienvenido a la comunidad de Tiempo de Inversión!