Los mercados continúan avanzando hacia máximos históricos, respaldados por la fuerte y reciente aceleración de la economía mundial

por | 10 Jul 2021

Los mercados continúan avanzando hacia máximos históricos, respaldados por la fuerte y reciente aceleración de la economía mundial

Tras el panorama desigual del informe de empleo de Estados Unidos de la semana pasada, a principios de la semana los inversores se fijarán especialmente, en EE. UU., en los precios al consumidor del IPC subyacente (lunes), seguidos de los precios de producción (martes) y de los precios de importación/exportación
(miércoles). Estas cifras económicas, junto con el dato preliminar de la confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan (viernes), podrían dar las próximas pistas sobre la dirección de la política monetaria estadounidense. Por otra parte, los indicadores adelantados como el índice Empire State y el índice de la Reserva Federal de Filadelfia (ambos el jueves), podrían registrar un ligero retroceso similar al del reciente índice ISM de gestores de compras.

En la zona euro, solo destaca en la agenda la producción industrial, mientras que, en Reino Unido, la atención debería de centrarse en los precios al consumo (ambos datos, el miércoles).

En Asia, se volverá a prestar especialmente atención a China. Junto a los datos de comercio de junio (martes), los participantes del mercado se fijarán en el crecimiento económico del 2.º trimestre o los datos de actividad de China (cifra de ventas minoristas, producción industrial y activos fijos, todos ellos el jueves), seguidos del
crecimiento de la oferta monetaria (M2) el viernes. En conjunto, se prevé que el crecimiento de China se haya seguido ralentizando, por lo que en la segunda mitad del año deberían de oírse más voces a favor de medidas de apoyo (de política monetaria y fiscal).

Tras un fuerte repunte el año pasado, la economía mundial se encuentra ahora en una fase más avanzada del ciclo económico; es decir, han aumentado los signos de que el optimismo económico pronto tocará techo, los pronósticos de consenso del PIB de muchos países ya se encuentran en unos niveles elevados y los datos
macroeconómicos (que siguen mejorando) ya no sorprenden al alza. Los indicadores técnicos del mercado reflejan este marcado optimismo, así como una ponderación de efectivo de los inversores que, según una encuesta de la American Association of Individual Investors (AAII), se encuentra casi un 40% por debajo de la media a largo plazo de los últimos 35 años. Por lo tanto, podríamos entrar en una fase de mercado más volátil.

Optimismo

Cuesta de creer que la primera mitad de 2021 ya haya pasado. No obstante, los mercados continúan avanzando hacia máximos históricos, respaldados por la fuerte y reciente aceleración de la economía mundial. Y esto, a
pesar de la propagación de la denominada variante delta del coronavirus y, por consiguiente, de las nuevas y posibles restricciones de movilidad, especialmente en Asia.

Según nuestros propios indicadores, los datos económicos mundiales mejoraron en junio por decimotercer mes
consecutivo, pese a que continuaron las divergencias sectoriales y regionales. En China, el impulso económico ya se ha desacelerado desde principios de este año, y es probable que en Estados Unidos se haya alcanzado el pico del crecimiento en el segundo trimestre de 2021. En cambio, en Europa y a escala mundial, es de prever que no se alcance hasta el tercer trimestre de 2021. De cara al futuro, es probable que los mercados continúen centrándose en la dinámica de inflación subyacente, puesto que los indicadores mundiales de inflación, que ya han ganado impulso desde principios de año, volvieron a subir el mes pasado debido a unos efectos de base más marcados, al encarecimiento de las materias primas, la reducción de las brechas de producción y los cuellos de botella, que se hacen cada vez más visibles a medida que las economías vuelven a la normalidad.

La combinación de un crecimiento más sólido y un repunte de la inflación ha llevado a los bancos centrales de los mercados emergentes a adoptar una postura más restrictiva (véase el gráfico de la semana). Este movimiento ha sido encabezado por los países con rating high yield, ya que la preocupación por la inflación y la estabilidad financiera ha llevado a estos bancos centrales a ser los primeros en iniciar el ciclo de subidas de tipos (por ejemplo, Turquía, Brasil y Rusia). Otros mercados emergentes se dirigen ahora hacia una normalización de la política monetaria (por ejemplo, Hungría y República Checa). En cambio, otras economías emergentes de Asia siguen luchando contra la rápida propagación de la variante delta y unas perspectivas económicas más débiles, a pesar de que el crecimiento mundial se está recuperando. Aunque las presiones inflacionistas han aumentado en todas las regiones, muchos bancos centrales de los mercados emergentes han seguido el ejemplo de la Fed y toleran con cautela unas presiones «temporales» sobre los precios.

Stefan Scheurer, Director, Global Capital Markets & Thematic Research. Allianz Global Investors

ClavesProximaSemana_20210709.pdf

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Tiempo de Inversión
Proyecto especializado en la divulgación del ahorro y la inversión, el fomento del asesoramiento profesional y el seguimiento de la actualidad de los principales activos (renta variable, renta fija, materias primas, y más) y vehículos de inversión y financiación (fondos de inversión, capital riesgo, socimi, direct lending, etc) con el objetivo de ayudar a los inversores a tomar mejores decisiones en relación a su patrimonio. ¿Quieres anunciarte con nosotros?

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros artículos, vídeos y podcast en tu correo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE A TIEMPO DE INVERSIÓN

Política de privacidad

¡Bienvenido a la comunidad de Tiempo de Inversión!