Tercer año de la pandemia: ¿cuáles son los retos futuros?

por | 13 Ene 2022

Nos encontramos en el tercer año de la pandemia. Pero desde el colapso de la primavera de 2020, la actividad económica y los mercados han mostrado una resistencia excepcional. Esto no debe darse por sentado. Después de todo, la lista de posibles influencias negativas (los «retos») es larga.

Recuperación

A nivel macroeconómico, el coronavirus ha creado tendencias estanflacionarias. Sin el virus, la producción sería mayor y la inflación menor. Sin embargo, a pesar de la pandemia en curso, la economía mundial sigue en la fase del ciclo de recuperación.

El crecimiento del PIB real puede mantenerse por encima del potencial hasta que se alcance el pleno empleo si los vientos en contra no son demasiado fuertes. A un nivel algo más granular, la evidencia de una aceleración del crecimiento del PIB ha aumentado del tercer al cuarto trimestre de 2021.

Tanto el crecimiento del consumo privado como el de la producción industrial han mejorado en muchos países. La producción de automóviles, en particular, está mostrando un aumento significativo. Esto último es también un indicio de una disminución de los cuellos de botella en la oferta.

En general, es probable que una acumulación (deliberada) de bajas existencias haya contribuido significativamente al crecimiento del PIB en el cuarto trimestre. En China, en consonancia con el énfasis en la estabilidad por parte de los responsables políticos, los índices de directores de compras han aumentado.

Tras la contracción del tercer trimestre, China mostrará crecimiento en el cuarto.

Rivalidad

En el plano geopolítico no hay tregua. La rivalidad entre EE.UU. y China y el conflicto entre Occidente y Rusia, así como Irán, podrían ser relevantes para los mercados, a diferencia del año pasado.

Cambio climático

Una situación similar es la del cambio climático. Es probable que las medidas anunciadas sean demasiado pequeñas para alcanzar los objetivos previstos para las emisiones de CO2. Esto significa, entre otras cosas, una inversión demasiado escasa en tecnologías e infraestructuras respetuosas con el clima, y un aumento de la intensidad de las catástrofes naturales. Ambas cosas tienen un efecto estanflacionario (aumento de los precios de la energía y los alimentos en tendencia).

Omicron

La pandemia aún no ha terminado. Las nuevas infecciones vuelven a mostrar un rápido aumento. La variante Omicron es más contagiosa que las anteriores, pero también menos virulenta. Dado que hay más personas afectadas, el sistema sanitario sigue teniendo problemas.

La correlación negativa entre las nuevas infecciones y la actividad económica no se ha roto (todavía) porque la cobertura de vacunación mundial es demasiado baja. La incertidumbre sobre la fuerza del impacto estanflacionario es considerable. Se supone una nueva desaceleración del crecimiento del PIB mundial en el primer trimestre.

Las áreas intensivas en contactos del sector servicios se ven especialmente afectadas. Sin embargo, el crecimiento en el escenario base se mantiene por encima del potencial. Que la producción y la logística se reduzcan como en el año anterior, con una presión creciente sobre los precios, depende en gran medida de que se mantenga la política de tolerancia cero en China.

Externalidades

Tanto un medio ambiente respetuoso con el clima de las personas como un sistema sanitario que funcione son bienes públicos. Por definición, la provisión de estos bienes es responsabilidad de la sociedad en su conjunto (el Estado), porque las externalidades no se tienen suficientemente en cuenta en el proceso de toma de decisiones de los individuos (fallo del mercado).

En sentido estricto, se trata de bienes públicos globales, pero no existe un Estado global, por lo que probablemente las externalidades nunca se internalizarán satisfactoriamente.

La 26ª Conferencia sobre el Cambio Climático celebrada en Glasgow (COP26) no fue especialmente convincente y las economías de mercado emergentes están faltas de vacunas. Para complicar este entorno están los movimientos populistas que se aprovechan del aumento de las actitudes antisistema y anticientíficas, y las rivalidades entre naciones (especialmente entre Estados Unidos y China).

Las elecciones presidenciales en Francia y las de mitad de mandato en Estados Unidos serán también buenos barómetros del alcance de estas actitudes.

Inflación

A nivel de precios, la inflación de los precios al consumo alcanzará probablemente un máximo de alrededor del 5% anual a nivel mundial en el cuarto trimestre de 2021. Los precios de la energía han contribuido en gran medida al aumento de la inflación en el segundo semestre de 2021.

Sin embargo, desde el pico de precios de octubre, los precios de la energía han bajado en su conjunto. En general, las elevadas tasas de inflación se debieron principalmente a que en algunos sectores la oferta no pudo seguir el ritmo del rápido aumento de la demanda (bienes, energía, mercado laboral) y la inflación en el sector de los servicios no descendió a pesar de que la demanda se desplomó (efecto trinquete). Además, la oferta también se ha visto afectada en algunos sectores debido a las medidas de contención (cierre de puertos en China). Por otra parte, al aumentar la demanda, la inflación en el sector de los servicios también repuntó en el cuarto trimestre.

El alcance y la duración de las altas tasas de inflación han sorprendido a muchos economistas. Además, pueden identificarse algunos efectos de transmisión. Los precios de los alimentos, en particular, han subido porque el coste de la energía y el transporte ha aumentado.

El hecho de que se trate de un efecto puntual (niveles de precios más altos) o de una fase de tasas de inflación elevadas y sostenidas depende de que las expectativas de inflación a largo plazo, que se consideran firmemente ancladas, se desplacen al alza y/o de que el crecimiento económico se mantenga por encima del potencial, aunque se cierre la brecha de producción negativa (la tasa de desempleo es baja).

Ya se observa un endurecimiento del mercado laboral en cada vez más países.

Dilema

Las políticas monetarias y fiscales se encuentran en un dilema. ¿Hay que poner más énfasis en la recuperación económica (empleo) o en la inflación? En cualquier caso, en las economías de mercado emergentes ya se han producido llamativas subidas de los tipos de interés.

En las Economías de Mercado Desarrolladas (EMD), también se han subido los tipos de interés básicos en tres países (Nueva Zelanda, Reino Unido y Noruega). En general, los bancos centrales de las EMD han empezado a reducir los programas de compra de bonos y han preparado a los participantes en el mercado para las subidas de los tipos de interés oficiales.

Las políticas monetarias ultraacomodativas se están reduciendo. Sin embargo, sólo se producirá un giro hacia una política monetaria restrictiva si las tasas de inflación siguen siendo demasiado elevadas.

Incógnitas conocidas

Durante el pasado año, algunas clases de activos de riesgo, especialmente la renta variable estadounidense, han registrado una rentabilidad total extraordinariamente elevada. La recuperación económica se ha puesto en precio en gran medida, mientras que los numerosos riesgos han desempeñado un papel secundario.

La pandemia, la crisis climática, los conflictos geopolíticos, los problemas del sector inmobiliario en China, los cuellos de botella en la producción y el suministro y la inflación podrían ganar en intensidad, y los bancos centrales podrían verse presionados para subir fuertemente los tipos de interés clave.

Si todos estos riesgos no ganan en importancia, sólo quedan dos factores de riesgo clásicos: El aumento de los rendimientos de la deuda pública (real) presionaría las valoraciones de las acciones. Un aumento significativo del crecimiento salarial disminuiría las perspectivas de beneficios.

Conclusión: En el escenario más probable, las clases de valores de riesgo (excepción: los mercados emergentes) siguen siendo atractivas. Sin embargo, se recomienda un enfoque algo más cauteloso a la hora de invertir.

 

Gerhard Winzer, Head Economist de la gestora austriaca Erste Asset Management

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
TIEMPO DE INVERSIÓN se configura como un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento de la inversión mediante el fomento del asesoramiento profesional a través de la divulgación de los diferentes tipos de inversión en activos cotizados (Renta Variable, Renta Fija y Fondos de Inversión) y no cotizados (hedge funds, capital riesgo, Inmobiliario, direct lending, etc) que tiene como principal objetivo ofrecer las mejores soluciones de inversión/financiación.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento sobre el ahorro y la inversión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Tres estrategias para vencer a la inflación con renta fija

La inflación fue el tema dominante en los mercados financieros en 2021 y creemos que es probable que vuelva a ser un importante factor para los rendimientos en 2022.  En su análisis anual de las perspectivas de inversión de 46 de los mayores bancos de inversión y...

El nuevo Silicon Valley: mercados asiáticos

Cualquier inversor que aborde el tema de los ETFs no puede ignorar el índice MSCI World. No es sólo por su alto perfil que este índice se abre paso en muchas carteras que buscan una amplia diversificación. Pero, ¿qué grado de diversificación ofrece realmente el MSCI...

Tiempo de Inversión TV