Consecuencias de la subida de tipos por parte de la Fed

por | 22 Sep 2022

Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha subido los tipos de interés un 0,75% por tercera vez consecutiva, lo que ha elevado el precio del dinero hasta el 3%-3,25%.

El banco central americano ha anticipado además que los intereses «seguirán subiendo en las próximas reuniones», ya que ha previsto que alcancen el 4,4% a finales de 2022 y el 4,6% durante 2023. Esto implica que subirá los tipos entre 100 y 125 puntos básicos en sus reuniones de noviembre y diciembre y que realizará una subida más el año que viene. Además, la previsión anticipa que no habrá recortes de tipos el próximo año.




«Los indicadores recientes apuntan a un crecimiento moderado del gasto y la producción. La creación de puestos de trabajo ha sido sólida en los últimos meses y la tasa de desempleo se ha mantenido baja. La inflación sigue siendo elevada, lo que refleja los desequilibrios de la oferta y la demanda relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de los alimentos y la energía, además de presiones de precios más amplias«, ha explicado el organismo monetario en su comunicado.

¿Qué opinan los expertos?

  • Paolo Zanghieri, Economista Senior, Generali Investments

Además de la esperada subida de tipos de 75 puntos básicos, la reunión de septiembre ha demostrado que la Fed está decidida a endurecer las condiciones monetarias a un ritmo aún más rápido y planea mantener los tipos en un nivel restrictivo durante más tiempo. El mensaje muy halagüeño emitido por los «puntos» y la conferencia de prensa tenían como objetivo disipar la percepción del mercado de que la Fed podría renunciar a mantener los tipos altos durante mucho tiempo por temor a una recesión. Sin embargo, el banco central también reconoce que la alta probabilidad de un aterrizaje brusco, incluso con recesión, es el mal menor en comparación con dejar que la inflación se afiance en las expectativas por una postura menos agresiva. Una acción tardía sería al final mucho más dolorosa. 

La Fed pretende aumentar los tipos en otros 125 puntos básicos para diciembre, aunque Powell destacó que hay un número importante de miembros del FOMC que estarían contentos con «sólo» 100 puntos básicos. Así, en 2023 se produciría otra subida de 25 puntos básicos (en lugar del recorte de casi 50 puntos básicos que el mercado preveía antes de la reunión): los recortes de tipos sólo serán apropiados en 2024. A finales de 2025, el tipo de interés oficial debería ser unos 40 puntos básicos superior al neutro, a pesar del evidente riesgo que supone para el crecimiento y el empleo un periodo tan prolongado de política monetaria restrictiva. La ralentización de la economía y el impacto del endurecimiento monetario llevaron a una importante rebaja de las previsiones de crecimiento. En 2023, el PIB del cuarto trimestre sería sólo un 1,2% superior al de un año antes. El crecimiento se mantendrá por debajo de la tendencia al menos hasta 2025 y se prevé que la tasa de desempleo aumente en 0,7 puntos porcentuales en un par de años: dos condiciones necesarias para que la inflación vuelva al 2%. Algo que, de todos modos, no ocurrirá antes de 2025 en las proyecciones del FOMC. De hecho, se proyecta que la inflación se mantenga en niveles más altos de lo que se esperaba en junio, y que la tasa subyacente siga estando por encima del 2% a finales de 2024.




Con una tasa de interés de la política monetaria que acaba de entrar en el rango en el que puede considerarse restrictiva, el presidente Powell declaró que el FOMC quiere ver tasas reales positivas en toda la curva de rendimiento durante un período prolongado. El endurecimiento de las condiciones financieras requiere varios meses para afectar de lleno a la economía y, por tanto, es difícil establecer una secuencia clara de los próximos movimientos de política monetaria, aunque la evolución del tipo adecuado y el hecho de que en esta ocasión no se haya restado importancia al papel de los «puntos» no dejan muchas dudas.

Está claro que la Fed aún no teme un endurecimiento excesivo, pero Powell se centró mucho en los riesgos que la política restrictiva supone para el mercado laboral. Siguió señalando que las medidas preferidas por el FOMC de los desequilibrios de la demanda y la oferta -la relación entre las ofertas de empleo y los desempleados y el número de abandonos- han disminuido sólo marginalmente. En consonancia con el pensamiento expuesto desde que empezó a subir los tipos, Powel reafirmó que es posible reducir las ofertas de empleo desde los altos niveles actuales, sin precedentes, sin provocar despidos considerables. Dos factores deberían ayudar: las expectativas de inflación siguen ampliamente ancladas y la disminución de las grandes alteraciones negativas de la oferta que afectan a la economía desde 2020 contribuirá a reducir la inflación. Las alteraciones de la oferta acaban de empezar a reducirse y el proceso puede ser lento y desigual, admitió.

  • James McCann, deputy chief economist en abrdn

Se trata de otra importante subida de tipos que prolonga el cambio de política más brusco desde la Fed de Volker a principios de los años 80. La acción de ayer confirma la reciente postura del banco central según la cual está centrado en controlar la inflación, incluso si esto perjudica a la economía. Creemos que la Reserva Federal logrará en última instancia controlar la inflación, aunque a costa de provocar una recesión el próximo año. El camino hacia un aterrizaje suave sigue ahí, pero se está volviendo cada vez más angosto.

  • David PageHead of Macro Research de la gestora de fondos AXA Investment Managers

En primer lugar, la Fed seguirá subiendo mientras el mercado laboral y los precios subyacentes sigan siendo fuertes. Sugerimos que hay razones para esperar que la inflación de septiembre sea más suave después de un agosto anormalmente fuerte, y que el mercado laboral ha empezado a suavizarse (aunque las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo oportunas han caído en el último mes). El diagrama de puntos se inclinó por un final de año de los fondos de la Fed del 4,25% y del 4,50%, un resultado que depende en gran medida del resultado de la reunión del próximo mes de 50bps o 75bps. Seguimos esperando señales más evidentes de suavización y, en general, sugerimos 50bps, pero esto dependerá totalmente de los datos y el riesgo sigue siendo al alza.

En segundo lugar, la Fed está evaluando las necesidades de política en tiempo real, utilizando datos retrospectivos, pero empleando herramientas con retrasos largos y variables. Sugerimos que la balanza de riesgos se inclina, por tanto, hacia un resultado económico peor. Esperamos que el crecimiento se contraiga interanualmente en el cuarto trimestre, por debajo de la previsión de la Fed del 0,2%, y que la recesión se prolongue hasta mediados de 2023. Powell declaró que las probabilidades de un aterrizaje suave disminuyen cuanto más restrictiva sea la política o cuanto más tiempo se mantenga restrictiva.




En tercer lugar, si bien elevamos nuestras previsiones a una subida de 50 puntos básicos en diciembre tras el gráfico de puntos de hoy, dadas nuestras perspectivas de crecimiento, sugerimos que este será el punto en el que la Reserva Federal haga una pausa inicial en las subidas de la política, pero que en última instancia será el punto máximo. Por tanto, prevemos unos tipos del 4,25% hasta 2023, por debajo de la valoración media de la Fed del 4,6%. Sin embargo, con nuestra previsión de que la inflación caiga algo más lentamente de lo que espera la Fed, no pensamos que la Fed flexibilice la política el próximo año, a pesar de que las perspectivas de crecimiento sean sustancialmente peores.

  • Tiffany Wilding, economista para América del Norte de PIMCO

Las perspectivas macroeconómicas han evolucionado significativamente desde la última vez que los funcionarios de la Reserva Federal presentaron sus previsiones para la reunión de junio del Comité Federal de Mercado Abierto. El panorama de la inflación ha empeorado: de los 3 datos alarmantes del IPC de los últimos meses, sólo se conoció 1 en junio. La inflación parece ahora más sólida y con una base más amplia en todos los componentes de la cesta de precios del Índice de Precios al Consumo (IPC), la inflación salarial se ha acelerado aún más y, en términos netos, las expectativas de inflación han aumentado. Mientras tanto, los datos de actividad han mostrado una economía que se ha reacelerado después de un paréntesis de debilidad en mayo y junio, mientras que el mercado laboral se ha mostrado especialmente resistente frente a los acontecimientos macroeconómicos, como la elevada volatilidad del mercado energético y el endurecimiento de las condiciones financieras.

En consecuencia, la Fed subió los tipos en 75 puntos básicos y ajustó significativamente sus perspectivas de tipos de interés para este año y el próximo (revisiones al alza de 75 a 100 puntos básicos para un tipo terminal del 4,6%). Aunque la Reserva Federal no proyectó una contracción del PIB real a lo largo de su horizonte de previsión, parece cada vez más probable que la contracción económica, y un aumento más significativo de la tasa de desempleo, es exactamente lo que se necesitará para reducir la inflación. Por ejemplo, las últimas estimaciones de la Fed de San Francisco sitúan la NAIRU en el 6%, lo que sugiere que es necesario un mayor aumento de la tasa de desempleo para volver a anclar la inflación.



A pesar de estas revisiones, los miembros del FOMC siguen considerando que el balance de riesgos en torno a la inflación se inclina al alza. La elevada inflación ha mantenido bajos los tipos de interés reales, a pesar de que las condiciones financieras se han endurecido en general. Y con la inflación ahora ampliada, está mucho menos claro que la inflación se modere por sí sola sin un endurecimiento monetario adicional para llevar los tipos de interés reales por encima de sus niveles neutrales.  De hecho, el riesgo de que los efectos de segunda ronda de una mayor inflación contribuyan al aumento de las expectativas de inflación, etc., parece más agudo en el contexto de unas tendencias inflacionistas que ahora parecen más amplias que las simples perturbaciones de la oferta relacionadas con la pandemia.

De cara a las dos próximas reuniones, creemos que las previsiones de la senda de tipos implican que debería esperarse otra subida de 75 pb en noviembre, antes de que el ritmo se reduzca en diciembre. 75 puntos básicos son los nuevos 25 puntos básicos”.

  • Silvia Dall’Angelo, economista senior de Federated Hermes Limited

Tras la reunión de política monetaria, la Fed anunció una subida de tipos de 75 puntos básicos por tercera vez consecutiva, hasta un rango del 3% al 3,25% para el tipo de los fondos federales. La declaración que acompañaba a la reunión prácticamente no varió con respecto a la anterior, celebrada en julio, lo que sugiere que el objetivo de la Reserva Federal es luchar contra la elevada inflación y reiterar una orientación hawkish hacia el futuro.

A juzgar por las previsiones actualizadas, la Fed ha reconocido ahora que será necesario cierto grado de dolor para reducir la inflación hasta el objetivo y que las probabilidades de que se produzca una desinflación sin un gran enfriamiento del mercado laboral -la llamada desinflación inmaculada- son bajas.

Ahora se espera que el tipo de interés oficial alcance un máximo del 4,6% a finales de 2023 y se mantenga en territorio restrictivo durante todo el horizonte de previsión hasta finales de 2025, aunque la elevada dispersión de las previsiones en 2024-2025 es indicativa de una mayor incertidumbre en el futuro. Al mismo tiempo, ahora se espera que la tasa de desempleo aumente hasta el 4,4% en 2023-2024, desde el 3,8% de finales de este año, el tipo de aumento que suele asociarse a una recesión.

La Fed ha sonado decidida una vez más a hacer lo que sea necesario para cumplir su objetivo de inflación. Powell evitó hacer referencias explícitas a una recesión inminente, pero dejó claro que la Fed está dispuesta a tolerar un crecimiento por debajo de la tendencia y un mercado laboral más débil mientras se centra en sofocar la inflación. Es cierto que la política monetaria funciona con retraso y que la recesión del Covid podría haber dejado marcas estructurales en la economía, por lo que existe incertidumbre sobre el grado de endurecimiento monetario necesario para devolver la inflación al objetivo sin perjudicar demasiado al mercado laboral. En este momento, basándose en el juego de equilibrios a las que se enfrenta, la Fed está dispuesta a asumir el riesgo de excederse.

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Tiempo de Inversión
Proyecto especializado en la divulgación del ahorro y la inversión, el fomento del asesoramiento profesional y el seguimiento de la actualidad de los principales activos (renta variable, renta fija, materias primas, y más) y vehículos de inversión y financiación (fondos de inversión, capital riesgo, socimi, direct lending, etc) con el objetivo de ayudar a los inversores a tomar mejores decisiones en relación a su patrimonio. ¿Quieres anunciarte con nosotros?

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros artículos, vídeos y podcast en tu correo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Los «niveles de incertidumbre» se disparan en todo el mundo

Los «niveles de incertidumbre» se disparan en todo el mundo

La incertidumbre del mercado es alta, pero ¿hasta qué nivel? Los temores geopolíticos se han aliviado desde el aumento en torno a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, pero han sido reemplazados por otros miedos en cuanto a la política económica que son más fuertes, más arraigados y globales.

SUSCRÍBETE A TIEMPO DE INVERSIÓN

Política de privacidad

¡Bienvenido a la comunidad de Tiempo de Inversión!