¿Qué hay detrás de la falta de convergencia en las puntuaciones de sostenibilidad?

por | 24 Jun 2021

Las puntuaciones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) divergentes de los principales proveedores reflejan una diferencia fundamental entre las calificaciones financieras y no financieras.

Una calificación crediticia responde esencialmente a una pregunta: ¿cuál es la probabilidad de impago de un deudor? Pero una calificación ESG es diferente. No hay una pregunta única comparable. De hecho, los inversores y los emisores se plantean hoy una serie de preguntas diferentes a medida que la inversión sostenible se convierte en un ámbito que mueve 40 billones de dólares.

La respuesta para los inversores es ajustar sus expectativas y aceptar que pueden ser necesarias dos valoraciones ESG, o incluso múltiples, para captar plenamente la sostenibilidad de sus inversiones

Algunas valoraciones corporativas evalúan los riesgos relacionados con el ESG a los que se enfrentan las empresas, como las catástrofes naturales, el cambio climático, las sanciones regulatorias o el peligro de los activos varados, como los yacimientos de petróleo y las minas de carbón. Otras miden el impacto de la propia compañía en el medio ambiente y la sociedad. Ninguna puntuación única puede captar la llamada doble materialidad: el equilibrio de riesgos e impactos.

El resultado es que los proveedores de puntuaciones ESG se basan en múltiples criterios diferentes, lo que inevitablemente conduce a resultados dispares.

La complejidad de la medición de la sostenibilidad, en contraste con la solvencia crediticia, se hace más evidente cuando se pone de manifiesto que los riesgos e impactos ESG de una empresa se extienden mucho más allá de sus propias actividades a las de sus proveedores y clientes: la cadena de suministro.

La calificación crediticia es también una medida absoluta. Sin embargo, los inversores que buscan un equilibrio entre el riesgo, la rentabilidad y la sostenibilidad, podrían requerir una puntuación que muestre lo bien que califica una empresa en comparación con otras de su sector – «la mejor de su clase»- en lugar de en términos absolutos.

También está el problema de los datos. Por ahora, no existe una divulgación de datos ESG equivalente a los estados financieros auditados de las empresas, basados en normas contables acordadas internacionalmente, en los que se basan las agencias de calificación crediticia para evaluar la probabilidad de que un emisor incumpla los pagos de su deuda.

La normalización ya se está llevando a cabo, sobre todo en Europa. La nueva Directiva sobre Informes de Sostenibilidad Corporativa (CSRD, por sus siglas en inglés) de la Comisión Europea, que sustituye a la Directiva sobre Informes No Financieros (NFRD), refuerza las normas para garantizar que las mayores empresas europeas presenten información fiable y comparable sobre sostenibilidad.

Sin embargo, aún es pronto. No nos sorprendería ver que más inversores institucionales utilizan datos estandarizados para crear sus propias puntuaciones ESG para satisfacer las diferentes demandas y sensibilidades de sus clientes. La divergencia podría ser un signo de ventaja competitiva.

Diane Menville, responsable de ESG en Scope Group

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
TIEMPO DE INVERSIÓN se configura como un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento de la inversión mediante el fomento del asesoramiento profesional a través de la divulgación de los diferentes tipos de inversión en activos cotizados (Renta Variable, Renta Fija y Fondos de Inversión) y no cotizados (hedge funds, capital riesgo, Inmobiliario, direct lending, etc) que tiene como principal objetivo ofrecer las mejores soluciones de inversión/financiación.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento sobre el ahorro y la inversión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Alberto Roldán, nuevo director de Inversiones de Metagestión

Alberto Roldán ficha por Metagestión como director de Inversiones y responsable de la estrategia de los seis fondos de inversión y el plan de pensiones que gestiona la firma. Roldán, con más de 25 años de experiencia en el sector financiero, ha desarrollado su carrera...

Schroders/ Perspectivas 2022: renta variable europea

Se espera que la sólida recuperación de la demanda respalde los precios de las acciones, al menos a principios de 2022 Europa se beneficia de contar con empresas líderes en el mercado de la tecnología "verde" y de otros sectores innovadores de rápido crecimiento...

Carlos Cerezo: “Lo más preocupante es la inflación americana”

Director de Inversiones de Belgravia Capital-Singular AM Desde el punto de vista de Carlos Cerezo, “estaríamos en un momento de expansión en donde los valores de crecimiento estructural alto, pero más bien cíclicos, lo deberían hacer mejor. Indica que “EE UU se...

Omicron: qué significa la nueva variante de Covid para los mercados

La nueva variante de Covid-19 B.1.1.529, u Omicron, identificada en el sur de África ha sido clasificada oficialmente como "variante preocupante" por la Organización Mundial de la Salud. Los contagios por Covid-19 habían repuntado en varios países, especialmente en...

EL PODCAST DE LOS INVERSORES

NEWSLETTER SEMANAL

Recibe los contenidos más relevantes en tu correo y no te pierdas nada.

Política de privacidad

You have Successfully Subscribed!