100 años del PCC/ China: Centrándose en un crecimiento económico sostenible

por | 1 Jul 2021

En su último Monitor Fiscal, el FMI concluyó que el mundo ha gastado 16 billones de dólares estadounidenses para salvar vidas y mitigar los efectos de la crisis pandémica en las economías desde su comienzo hasta finales de marzo de 2021. Este estímulo fiscal sin precedentes ha provocado un rápido aumento de la deuda pública mundial hasta el 97% (64% en los mercados emergentes) a finales de 2020.

Sin embargo, algunos países emergentes han puesto en marcha una reducción del gasto fiscal y de los estímulos monetarios. China se encuentra a la cabeza, ya que comenzó el proceso de normalización de políticas ya a finales de 2020. Como el país ha afrontado la crisis pandémica mucho mejor que la mayoría, ha sido capaz de suavizar las medidas de confinamiento antes que otros. Por lo tanto, ha sido protagonizado uno de los pocos casos en los que la producción económica ha vuelto a los niveles de 2019 ya en la segunda mitad de 2020.

Debido a que la actividad empresarial volvió casi a la normalidad a finales de 2020, la política china volvió a centrarse en sus objetivos económicos a medio y largo plazo, concretamente en la “calidad” del crecimiento y en cuestiones de estabilidad financiera. El apoyo de la política monetaria al conjunto de la economía se ha ido ralentizando gradualmente desde entonces y se han endurecido las normas del sector financiero. Las empresas de préstamos en línea han estado en el punto de mira debido a que ofrecen servicios similares a los de los bancos y a su débil regulación. Por su parte, el mayor proveedor de pagos digitales de China se ha visto obligado a reestructurarse, lo que se ha materializado en una ralentización aún mayor de la liquidez en el sector financiero no bancario.

En general, el proceso de normalización de las políticas sigue siendo, sin embargo, muy gradual, lo que aboga por una ralentización económica moderada en los próximos trimestres, algo que se ve confirmado por nuestro análisis, que señala ya desde la primavera que China está alcanzando su pico de crecimiento. Esta opinión no interfiere con un asombroso crecimiento del 9% del PIB real este año, pero significa que el crecimiento empezará a ralentizarse en la segunda mitad de 2021 y alcanzará el 6,1% en 2022.

En el plano fiscal, la Asamblea Popular Nacional (APN) china pidió a finales de 2020 una política fiscal más sostenible y medidas más apropiadas, y el Gobierno anunció una reducción del déficit fiscal general al -3,2% del PIB (-3,7% en 2020). Una de las principales prioridades del plan de inversión pública es la reducción de la dependencia de la tecnología extranjera (por ejemplo, los semiconductores), por lo que tiene previsto invertir 1,4 billones de dólares estadounidenses en nuevas tecnologías (5G, IA, computación cuántica, etc.) hasta 2025. Los esfuerzos de inversión chinos en nuevas tecnologías son un avance bienvenido, ya que la carga demográfica para el crecimiento está aumentando. Dudamos que la nueva política china que permite tener tres hijos esté cambiando mucho. Una clase media creciente -como la de China- suele ir acompañada de una menor tasa de natalidad. Por lo tanto, las inversiones en áreas que pueden generar productividad – como las inversiones en tecnología – pueden ayudar a aliviar la carga del crecimiento demográfico.

¿Qué podría socavar las perspectivas de una normalización gradual de la política y provocar una desaceleración económica más rápida? La inflación sigue siendo probablemente el mayor riesgo y podría obligar a las autoridades a endurecer la política monetaria más rápidamente de lo deseado. Pero el punto de partida de China es relativamente cómodo, ya que la inflación general de los precios al consumo se sitúa actualmente en el 1,3%. Aunque esperamos que el IPC aumente hasta el 3% a finales de este año, vemos pocos indicios hasta ahora de que la inflación de los precios de producción se transmita de forma sostenida al consumidor. Por otra parte, las autoridades ya tomaron medidas preventivas para controlar la presión de los precios de los insumos de los productores permitiendo una mayor producción de carbón y poniendo en marcha el comercio de futuros de materias primas.

En general, prevemos una desaceleración económica muy gradual en China, que no debería verse como una debilidad, sino más bien como una fortaleza económica, ya que el país a sigue dirigiendo su economía centrándose ahora en temas como la calidad del crecimiento, que hará que éste sea más sostenible en el futuro, aunque a un nivel más bajo.

La estabilidad económica de China -tras varios trimestres de incertidumbre ligada a la crisis pandémica- ha incrementado flujos masivos hacia renta variable y renta fija. A primera vista, estos flujos pueden parecer excesivos, pero teniendo en cuenta el impulso de China a favor de la internacionalización del yuan y la apertura de sectores antes restringidos (por ejemplo, el sector financiero) a los inversores extranjeros, los flujos parecen más estructurales que tácticos. Por ejemplo, se esperan más entradas estructurales de bonos en los próximos años debido a la inclusión de China en el índice FTSE World Government bond a partir de octubre. Se esperan entradas pasivas por valor de 100.000 millones de dólares sólo por esta inclusión. Teniendo en cuenta la ventaja de rentabilidad del 1,6% sobre los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años y el carry derivado de los forwards, que actualmente es del 2,5% (12M), los inversores probablemente quieran sobreponderar los instrumentos de renta fija. Es cierto que las autoridades probablemente querrán controlar la apreciación del yuan en el futuro, ya que la moneda se ha apreciado casi un 10% frente al dólar desde mayo de 2020. Pero las autoridades chinas deberían tener un gran interés en no dejar que el yuan se deprecie mucho desde aquí. En primer lugar, una fuerte debilidad de la moneda sería contraproducente para la máxima prioridad de la internacionalización del yuan y para atraer a los inversores. En segundo lugar, la presión inflacionista ha aumentado en los últimos meses y las autoridades probablemente no quieran añadir la inflación importada a la actual presión sobre los precios. En tercer lugar, China sigue atascada en el proceso de negociación comercial con EE.UU. y recientemente ha sido excluida de la lista de “manipuladores de divisas”. Al ir a las conversaciones con Biden, es posible que China no quiera dar al presidente estadounidense ningún argumento que ponga a China en una posición débil. Por lo tanto, un rango de negociación USD/CNY entre 6,35 y 6,55 es el escenario más probable para los próximos 6-12 meses para nosotros.

Sven Schubert, Senior Investment Strategist, Vontobel

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. El programa cuenta con secciones especializadas en Ahorro e Inversión, Finanzas, Bolsa, Fondos de Inversión, Prevención Social y Seguros (con especial atención a los Principios de Inversión Responsable de la ONU (UN-PRI), así como consultoría fiscal y legal, entre otras.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

La gestión de activos se refuerza con la pandemia

Los activos mundiales bajo gestión (AuM) crecieron un 11% hasta alcanzar los 103 mil millones de dólares en 2020 a pesar de las importantes consecuencias económicas de la COVID-19, según el informe Global Asset Management 2021, elaborado por Boston Consulting Group...

¿Podría el crecimiento global de 2021 ser el más rápido del siglo?

Hemos mejorado significativamente nuestras previsiones de crecimiento para 2021. Según nuestras últimas previsiones, la economía global va a experimentar este año el mayor crecimiento del siglo XXI. Así, estimamos que el PIB mundial crecerá un 5,9% en 2021, tras haber...

Se avecina un verano más volátil

Las perspectivas de una tregua veraniega parecen mucho menos probables tras la fuerte caída de los mercados de riesgo del lunes y el posterior rebote en la renta variable. Con la llegada de las vacaciones, nos parece que hay dos consideraciones pertinentes para los...

Tesla volverá a aceptar el bitcoin y la cripto se revaloriza un 8%

En una conferencia sobre criptomonedas celebrada hace una horas, Elon Musk ha afirmado que "Lo más probable es que la respuesta sea que Tesla volverá a aceptar Bitcoin", según informa BBC, aunque todo estará sujeto al porcentaje de uso de energías renovables que se...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. 

Escucha Radio Intereconomía en Directo

El programa se emite en Radio Intereconomia, de lunes a viernes, de 19:00h a 21:00h.

Únete a la comunidad de Tiempo de Inversión

Recibe todos nuestros contidos en tu correo y no te pierdas nada

You have Successfully Subscribed!