Schroders/ Perspectivas 2022: renta variable europea

por | 2 Dic 2021

  • Se espera que la sólida recuperación de la demanda respalde los precios de las acciones, al menos a principios de 2022
  • Europa se beneficia de contar con empresas líderes en el mercado de la tecnología «verde» y de otros sectores innovadores de rápido crecimiento
  • Existe el riesgo de que se afiancen las expectativas de una mayor inflación, y los bancos centrales se enfrentan a un difícil escenario de equilibrio dados los elevados niveles de deuda pública

 

La solidez de la demanda podría seguir impulsando las acciones de la eurozona de cara a 2022, pero los riesgos irán en aumento a medida que avance el año.

Europa comenzará 2022 con gran fuerza en términos de demanda. Los beneficios corporativos se han disparado y se avecina una oleada de inversiones a medida que las empresas reconfiguran sus cadenas de suministro y apuestan por tecnologías sostenibles.

Sin embargo, hay riesgos en el horizonte. Existe la posibilidad de que haya un incremento de la inflación, tipos de interés más altos y un panorama de inversión potencialmente muy diferente, especialmente hacia finales de año.

La recuperación continuará a corto plazo

En Europa se ha producido un aumento de los contagios de Covid-19 en las últimas semanas, y algunos países han reintroducido restricciones como consecuencia de ello. Sin embargo, parece poco probable que se produzcan confinamientos de larga duración, como los que hubo al principio de la pandemia. Los niveles de vacunación en los países europeos desarrollados son elevados, las vacunas de refuerzo están en marcha y hay previsión de contar con tratamientos contra el Covid-19 en forma de píldora.

Las nuevas variantes suponen una preocupación adicional. Hasta el momento, no vemos que el actual aumento de los contagios pueda causar un impacto generalizado o detener la recuperación. Se prevé que los beneficios de las empresas de la eurozona aumenten alrededor de un 50% interanual en 2021 y que el crecimiento económico ascienda al 8-9% en 2022.

Hasta ahora, la demanda ha sido lo suficientemente sólida como para que muchas empresas hayan podido subir los precios para compensar el aumento de los costes. Vemos algunos indicios que indican que quizá ya hayamos alcanzado el máximo en ciertos costes, como en el caso de algunos metales. Las empresas que han podido repercutir esos costes crecientes podrían situarse en una posición muy sólida en 2022 en términos de margen de beneficio si las presiones de los costes disminuyen.

¿Se afianzan las expectativas de una mayor inflación?

Pero, aunque algunos costes de los insumos (inputs) pueden estar tocando techo, hay razones para que la inflación no retroceda.

Las cadenas de suministro se están reconfigurando debido tanto a la interrupción provocada por la pandemia, como a las preocupaciones geopolíticas. Las empresas y los países quieren garantizar la seguridad del suministro en el futuro. Esta reconfiguración, sin embargo, provocará un aumento de los costes, ya que las compañías están interesadas en contar con proveedores más cercanos geográficamente, aunque esto los lleve a no ser tan rentables.

La subida de los precios del carbono también aumenta los costes; el precio del carbono en la UE se duplicó en 2021. Se trata de un paso necesario para abandonar los combustibles contaminantes e incentivar el gasto en métodos de producción más ecológicos, aunque hace subir la inflación.

Muchas industrias se enfrentan a la escasez de mano de obra, lo que puede hacer subir los salarios. Los precios de la energía ya son muy altos y los trabajadores pueden demandar salarios más altos para compensar este aumento del coste de la vida.

Existe el riesgo de que todos estos costes más elevados contribuyan a que las expectativas de una mayor inflación se afiancen cada vez más. Una inflación moderada suele ser buena para la renta variable porque está asociada a un crecimiento económico positivo y a un aumento de los beneficios. Pero si los costes aumentan más rápido que los ingresos, los márgenes de beneficio se reducen.

¿Qué harán los bancos centrales?

Los bancos centrales tienen que mantener una línea muy fina entre el control de la inflación y la garantía de que los costes de los préstamos no aumenten demasiado, dados los elevados niveles de deuda pública. Esto preocupa especialmente a países como Italia.

En respuesta al aumento de la inflación, la Reserva Federal de Estados Unidos ya ha anunciado que reducirá sus compras de activos de emergencia. La cuestión es cuándo subirán los tipos de interés. Se espera que el Banco Central Europeo ponga fin a sus propias medidas de flexibilización adoptada por la pandemia a principios de 2022. La subida de los tipos de interés no es un escenario que se plantee a corto plazo. Sin embargo, algunos bancos centrales más pequeños, como el de Noruega, ya han elevado los tipos y el sentido de la marcha es claramente hacia arriba.

¿Qué sectores pueden beneficiarse de estas tendencias?

Europa está bien posicionada para beneficiarse de la tendencia hacia la deslocalización de las cadenas de suministro. En particular, el sector de los bienes de equipo -fabricantes de maquinaria, herramientas y otros activos utilizados en el proceso de producción- podría ser un claro beneficiario.

También están los líderes tecnológicos. Entre ellos destacan las empresas europeas de equipos de semiconductores, que están experimentando un incremento de la demanda a medida que el mundo se digitaliza y los fabricantes de chips aumentan su capacidad.

Por su parte, los valores financieros, y especialmente los bancarios, tienden a ir bien cuando la inflación y los tipos de interés suben, ya que les permite revalorizar los préstamos. Sin embargo, los valores orientados al consumo podrían verse afectados si los incrementos salariales no consiguen compensar la subida de la inflación.

El gasto «verde» puede impulsar a las empresas europeas

En Europa todavía se están produciendo importantes estímulos. El presupuesto de la UE a largo plazo y el Plan Nueva Generación UE abarcan el periodo 2021-27. Gran parte de este gasto se destinará a proyectos para prevenir o mitigar el cambio climático.

Vemos potencial en las empresas industriales para las que la energía verde es una nueva área de crecimiento. Las empresas que operan en nichos como la tecnología de procesamiento o la transferencia y separación de calor tienen oportunidades de expandirse a nuevos segmentos como la producción de hidrógeno verde.

En general, Europa cuenta con muchas empresas que son líderes del mercado en tecnologías sostenibles, como los combustibles renovables, los coches eléctricos o el reciclaje de metales. Estas empresas podrían estar preparadas para beneficiarse de una mayor atención a la sostenibilidad y a las cuestiones climáticas en todo el mundo, no solo en Europa.

Sin embargo, no todas las empresas del sector «verde» serán una buena inversión. Algunas, como los fabricantes de aerogeneradores, han visto sus márgenes de beneficios gravemente afectados por la escasez de pedidos y el aumento de los costes de las materias primas. Los inversores tendrán que seguir siendo muy selectivos en lo que respecta a los valores individuales.

Y la «era de la innovación» se extiende más allá de las inversiones relacionadas con el clima. Europa también cuenta con empresas líderes en el mercado en sectores como el de las ciencias de la vida, que están registrando grandes cantidades de inversión y lanzamientos de nuevos productos interesantes.

Los riesgos pueden aumentar en la segunda mitad del año

Creemos que el fuerte impulso actual de las acciones continuará a principios de 2022. Las nuevas fusiones y adquisiciones podrían añadir un impulso adicional a medida que las empresas aprovechen su última oportunidad para sacar provecho del dinero barato.

Sin embargo, los riesgos que plantean la inflación y la acción (o inacción) de los bancos centrales podrían aumentar a medida que avance 2022. Las empresas también se enfrentarán a comparativas interanuales más duras en lo que respecta a sus beneficios trimestrales.

También debemos reconocer que Europa no vive en una burbuja. Los acontecimientos en otras economías -sobre todo en China- también influirán en las rentabilidades de las bolsas europeas. La economía china se ha ralentizado y, aunque es posible que se pongan en marcha estímulos, se tardará en notar sus efectos.

También podríamos señalar los riesgos geopolíticos. Las tensiones entre EE.UU. y China podrían recrudecerse, pero hay riesgos más cercanos, como demuestra la crisis de los migrantes en la frontera entre Bielorrusia y la UE. Las elecciones presidenciales francesas de abril también serán seguidas de cerca por los inversores. Los mercados bursátiles se encuentran, en general, en niveles elevados, por lo que un problema geopolítico podría provocar fácilmente un retroceso.

No obstante, Europa puede estar mejor situada que otras regiones para afrontar un año más difícil. Es una región que ya tiene una elevada base de costes fijos, mientras que las que tienen costes variables sentirán un mayor impacto de las subidas. Los bancos europeos también podrían hacer frente a un entorno económico más difícil.

Las acciones de la eurozona han tenido un comportamiento muy positivo desde los mínimos de la pandemia de la primavera de 2020. El índice MSCI EM cotiza con una prima creciente respecto a los mercados mundiales no estadounidenses (como muestra la línea azul del gráfico siguiente). Sin embargo, las valoraciones de la eurozona no se han reducido frente a las de EE.UU. (línea amarilla). Podría ser que Europa salga relativamente ganando del que probablemente sea un año complicado en general.

 

Martin Skanberg, gestor de fondos de renta variable europea de Schroders

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Redacción
TIEMPO DE INVERSIÓN se configura como un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento de la inversión mediante el fomento del asesoramiento profesional a través de la divulgación de los diferentes tipos de inversión en activos cotizados (Renta Variable, Renta Fija y Fondos de Inversión) y no cotizados (hedge funds, capital riesgo, Inmobiliario, direct lending, etc) que tiene como principal objetivo ofrecer las mejores soluciones de inversión/financiación.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Un proyecto especializado en la difusión y el conocimiento sobre el ahorro y la inversión.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Tres estrategias para vencer a la inflación con renta fija

La inflación fue el tema dominante en los mercados financieros en 2021 y creemos que es probable que vuelva a ser un importante factor para los rendimientos en 2022.  En su análisis anual de las perspectivas de inversión de 46 de los mayores bancos de inversión y...

El nuevo Silicon Valley: mercados asiáticos

Cualquier inversor que aborde el tema de los ETFs no puede ignorar el índice MSCI World. No es sólo por su alto perfil que este índice se abre paso en muchas carteras que buscan una amplia diversificación. Pero, ¿qué grado de diversificación ofrece realmente el MSCI...

Tiempo de Inversión TV