La encrucijada de la Fed. ¿Acierta en su política monetaria?

por | 27 Ene 2022

La esperada reuión del Comité de Gobernadores de la Reserva Rederal por decisión unánime deciden mantener los tipos de referencia estables. Según el presidente del banco central Jerome Powell «esperamos que pronto sea apropiado elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales. Por supuesto, las perspectivas económicas siguen siendo muy inciertas».

Estas son algunas de las principales reacciones a las conclusiones de la reunión recogidas por TIEMPO DE INVERSION:

Keith Wade, economista y estratega jefe de Schroders

La inflación estadounidense alcanzó a finales de 2021 su nivel más alto desde 1982, con un índice de precios al consumo (IPC) en el 7% interanual. Las cifras eran las que se esperaban, pero no hacen más que aumentar la presión sobre la Reserva Federal estadounidense (Fed) para que endurezca su política monetaria.

Lo que hace que este episodio sea más preocupante es que la inflación subyacente o básica (IPC sin alimentos ni energía) también ha aumentado considerablemente y, al situarse en el 5,5% interanual, se encuentra en su nivel más alto desde 1991.

Además, parece que la inflación subyacente seguirá aumentando durante el primer trimestre del año, incluso aunque la general se modere. Posteriormente, y a medida que el efecto de Ómicron disminuya, cabría esperar que los problemas en las cadenas de suministro y la escasez de mano de obra se vaya equilibrando, dando lugar a un alivio de los precios.

Sin embargo, esto se producirá demasiado tarde para la Reserva Federal, que verá cómo la inflación se mantiene en niveles máximos cuando se reúna los días 15 y 16 de marzo. El temor a que el repunte de los precios repercuta en un mercado laboral ajustado y haga subir los salarios significa que el riesgo de que la inflación se consolide sigue siendo importante y es probable que suban los tipos de interés. Dado que el programa de compra de activos finalizará ese mes, el banco central tendrá libertad para ajustar el coste del crédito.

Más allá de marzo, esperamos que los tipos sigan subiendo este año y el próximo hasta alcanzar el 1,5% en junio de 2023. Mientras tanto, se espera que el banco central comience a reducir su balance de 8,7 billones de dólares en octubre.

Ómicron está ayudando a acelerar la acción de la Fed, pero existe el riesgo de que los tipos suban más y más rápido. Si la inflación se consolida como resultado de las interrupciones prolongadas de la oferta o de la aparición de una espiral de precios salariales, la Fed tendrá que actuar de forma más agresiva.

En cuanto a la oferta, manejamos un escenario de inflación en el que el tipo de interés de los fondos de la Fed alcanza un máximo de casi el 3%.

Nuestra opinión de que los tipos de interés no tendrán que alcanzar estos niveles y que el nivel de tipos máximo, o «final», será más bajo, refleja nuestra preocupación a medio plazo por la fortaleza de la demanda en Estados Unidos. Todavía existe una demanda reprimida en el segmento de los consumidores particulares a medida que se gasta el ahorro acumulado durante el confinamiento. Sin embargo, esto será algo puntual y, a partir de entonces, el consumo se ralentizará a medida que se normalicen los patrones de gasto. Mientras tanto, el impulso de la política fiscal se desvanecerá y parece poco probable que reciba un estímulo adicional por parte del plan Build Back Better del presidente Biden, que sigue atascado en el Congreso. En consecuencia, esperamos que la oferta y la demanda se equilibren mejor y que la inflación se modere.

Sin embargo, volviendo a la situación actual, la cuestión más inmediata es el aumento de los riesgos de estanflación a medida que Ómicron causa más disrupciones y que la Reserva Federal avanza para controlar la inflación.

James McCann, Economista Jefe Adjunto, abrdn

«Una semana complicada en los mercados no ha servido para que la Reserva Federal abandone su calendario de endurecimiento acelerado. Por lo tanto, la reunión de hoy sienta las bases para una subida de los tipos de interés en marzo. Aunque el banco central se ha mostrado sensible a las tensiones del mercado en el pasado, es más difícil que cambie de rumbo con una inflación del 7%, una tasa de desempleo inferior al 4%, un crecimiento salarial que se acelera y unos tipos de interés reales profundamente negativos.

«De cara al futuro, la inflación sigue siendo el gran riesgo para los mercados. Si la Fed se equivoca al pensar que empezará a moderarse en 2022, se verá obligada a ir más rápido en el endurecimiento de la política, aunque esto resulte perturbador para los precios de los activos y, en consecuencia, para los inversores

Sandrine Perret, Senior Economist, Vontobel

Los que esperaban un cambio de rumbo en la política de la Fed se habrán visto decepcionados. La Fed mantiene su rumbo, con otra conferencia de prensa de marcado tono hawkish del presidente. Jerome Powell ha sido muy claro: «su trabajo es reducir la inflación» y se ha mostrado muy serio al respecto.. El Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) continúa con su plan de endurecimiento este año y también mantiene sus intenciones de moverse mucho más rápido de lo que lo hizo en el ciclo anterior (2015). La Fed seguirá atenta a los riesgos y al impacto de la pandemia en la actividad, que se espera que se disipe de nuevo después del primer trimestre.  La Fed seguirá atenta a los riesgos y al impacto de la pandemia en la actividad, que se espera que se disipe de nuevo después del primer trimestre. Creemos que el mínimo que la Fed va a aplicar son cuatro subidas a partir de marzo y una reducción del balance a partir de mediados de año (probablemente junio). Tras la ronda de preguntas de la prensa a Powell, no podemos descartar que la Fed suba los tipos de forma más agresiva en todas las reuniones de este año. De hecho, creemos que las reacciones del negativas mercado tras esta reunión, que mostró un gran aumento de los rendimientos de los bonos a 2 años sugieren que la misma lectura del mensaje de Powell.

Callie Cox, analista de inversiones de eToro

La Fed ha insinuado de forma no muy sutil que empezará a subir los tipos de interés en su reunión de marzo, señalando que «pronto será apropiado» subir el tipo de los fondos de la Fed. La Reserva Federal también preparó el terreno para poner fin a la compra de bonos en marzo, otro guiño al hecho de que la economía está preparada para un cambio. El cambio puede dar miedo. Y este mercado ha percibido que el suelo se está moviendo bajo nuestros pies. Sin embargo, el mercado se ha preparado para subidas de tipos grandes y rápidas, y parece que el enfoque de la Fed será más flexible en lugar de dramático. El enfoque de la Fed podría ser otra victoria para el mercado. Las acciones tienden a ir mejor cuando la Fed hace ajustes graduales y es transparente sobre las perspectivas. Powell subrayó que la Fed sería comedida y gradual con las subidas y los cambios de política. Pero a los ojos del mercado, sus esfuerzos por no comprometerse y sus comentarios sobre la alta inflación podrían dejar la puerta abierta a una acción más drástica.

En resumen: las subidas de tipos son intrínsecamente una buena historia para la economía. La Fed no subiría los tipos si pensara que la economía y los mercados no pueden soportarlo. El mercado bursátil también ha gestionado bien las subidas de tipos de la Fed. El S&P 500 ha subido una media del 10,5% anual durante los últimos seis ciclos de subidas de tipos, y sólo ha caído en uno de ellos. El éxito de este ciclo puede depender de la medida en que estas subidas graduales ayuden a gestionar la inflación. Pero por ahora, parece que la Fed es consciente de los riesgos y está preparada para caminar por la cuerda floja. Ahora que tenemos cierta certeza en el frente de la Fed, los inversores pueden centrarse más en los datos económicos sólidos y en un crecimiento de los beneficios mejor de lo esperado.

François Rimeu, estratega senior de La Française AM

Como preveíamos, la Fed no aportó, en nuestra opinión, información nueva en su comunicado de ayer. El organismo ya había advertido al mercado de que iba a ser más dura (hawkish). No obstante, aunque Powell no tampoco aportó novedades durante su declaración, sí lo hizo durante la sesión de preguntas y respuestas.

La Fed confirmó que el tapering no se detendrá bruscamente en enero, sino que terminará en marzo, como estaba previsto.

También confirmó que subirán los tipos «pronto», lo que, en nuestra opinión, significa marzo; y, lo que es más importante, que empezarán a reducir su balance después de la primera subida de tipos. Como se preveía.

Defendieron que no venderán valores y que la reducción del balance provendrá únicamente del vencimiento de títulos. De nuevo, como estaba previsto.

La sesión de preguntas y respuestas fue un poco más reveladora y sorprendente. Powell hizo comentarios muy positivos sobre el mercado laboral, diciendo, por ejemplo, que había una alta inflación salarial o que había más ofertas de empleo que personas buscando trabajo. También dijo que la economía estaba mucho más fuerte ahora que en 2015, al principio del anterior ciclo de subidas de tipos. Subrayó que esta situación apoya una reducción del balance más rápida y temprana que durante el ciclo anterior. También dijo que no se ha tomado ninguna decisión sobre el ritmo de las subidas y que, potencialmente, todas las reuniones de la Fed serán «en directo». Esto significa que la Fed podría anunciar subidas en cada reunión, lo que fue una sorpresa para el mercado. De hecho, no negó formalmente la posibilidad de una subida de 50 puntos básicos en marzo.

Todo esto explica por qué los tipos subieron durante la sesión de preguntas y respuestas. En general, la sesión de preguntas y respuestas fue bastante agresiva.

En defintiva, vimos una Fed reacia a afectar al mercado, a pesar de que quieren ir reduciendo su política monetaria acomodaticia más rápido que en anteriores ciclos de subidas, y esta no es una postura fácil. Se pudieron ver algunas similitudes con la situación de finales de 2018.

James Athey, Investment Director, abrdn

El hecho de que el presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, haya restado importancia a la preocupación por el endurecimiento de las condiciones financieras en este momento realmente permite al mercado seguir adelante y valorar un endurecimiento monetario considerablemente mayor en los próximos 24 meses. Es probable que esto actúe como un importante viento en contra para la renta variable en general, pero en particular para aquellos que han pasado los últimos años cotizando con valoraciones exageradas. Desgraciadamente, para los inversores en renta variable, ese grupo de empresas que cotizan a múltiplos a precio de oro incluye algunas de las mayores y más favorecidas empresas de los índices estadounidenses.

El consenso del mercado para este año era que el endurecimiento de la política de la Reserva Federal pesaría sobre los valores «sustitutivos de los bonos» (bond proxys) que se encuentran principalmente en el ámbito del crecimiento y/o en el sector tecnológico. En cambio, los inversores deberían posicionarse para obtener un rendimiento superior en el value y los cíclicos. Lo que me preocupa es que este tipo de estrategia es la que sigue el consenso y es poco probable que proteja a los inversores del tipo de caídas generalizadas y bastante desordenadas de la renta variable que hemos visto en ocasiones este año y que, de hecho, es probable que sigamos viendo. La realidad es que este año es probable que sea una versión de alto voltaje de 2018, al menos durante los primeros seis meses, y como tal no es probable que haya muchos rincones donde esconderse. Las estrategias que deberían funcionar a medida que la Reserva Federal vaya avanzando son las siguientes: estar largo en el dólar, estar corto en los tipos, especialmente en el tramo de 5 años, y aplanar la curva de rendimientos. Si usted es un inversor en renta variable, el efectivo es el rey. Tal vez el refugiarse en las materias primas podría ayudar, pero si la situación de Rusia desescalara, creo que el precio del petróleo sentiría la presión de una Fed más estricta y un dólar más fuerte.

 

¡Apóyanos para seguir creciendo!
Manuel Tortajada
Periodista económico-financiero con más de 30 años de experiencia en prensa escrita y radio. En la actualidad produce, presenta y dirige Tiempo de Inversión. En los últimos 20 años ha desarrollado su carrera profesional en el Grupo Intereconomía y El Nuevo Lunes, como responsable de Bolsa. Con anterioridad trabajó Interviú, La Gaceta y Antena 3 Radio.

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros artículos, vídeos y podcast en tu correo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

EFPA España. El asesor, única vía para proteger a los inversores

EFPA España. El asesor, única vía para proteger a los inversores

El asesoramiento financiero es la única forma de proteger a los inversores en el escenario actual. Ésta es la principal conclusión del VII EFPA Congress que se celebra en Madrid y que reúne a más de 1.500 profesionales del asesoramiento financiero, tras el...

El 40% de los inversores en el bitcoin tiene rendimientos negativos

El 40% de los inversores en el bitcoin tiene rendimientos negativos

Las recientes caídas del bitcoin ha llevado a pérdidas a un 40% de los inversores, según un reciente estudio de Glassnode. Ese porcentaje es aún mayor cuando se aísla a los poseedores a corto plazo, que han entrado en el mercado en los últimos seis meses, después de...