José Luis Bonet: “Hay que estimular a las empresas para que sigan tomando posición internacional”

por | 27 May 2020

José Luis Bonet: “Hay que estimular a las empresas para que sigan tomando posición internacional”

Entrevista a José Luis Bonet,  presidente de la Cámara de Comercio de España.

– La Cámara de España estima que nuestra economía no recuperará el nivel del PIB previo a la crisis hasta 2023. Entre otras cosas, por el descenso de la demanda interna; estiman una recuperación en 2021 insuficiente para compensar las fuertes caídas de este año. Las medidas de protección individual, la evolución de la pandemia, las políticas económicas… ¿Podrían permitir recuperar antes la confianza y mejorar estas previsiones?

– Sí, 2023 es el peor escenario y depende mucho de cómo se afronte la crisis económica. Desde mi punto de vista, aunque no soy un experto, la crisis sanitaria ya está controlada. Puede haber un rebrote, sí, pero en todo caso con unos médicos que ya saben mucho más. Es posible que se hayan comprobado y verificado determinados tratamientos y se habla incluso de alguna vacuna. Ya veremos, pero en todo caso no veo la virulencia que hemos tenido en los meses de marzo y abril, cuando todo el mundo ha sido cogido por sorpresa. Si la gente es responsable y cumple con las recomendaciones de protección individual creo que se puede afrontar con más seguridad la crisis económica. La parálisis que ha supuesto el confinamiento, el cierre de los países, conduce a una situación muy complicada. Todo dependerá de cómo se afronta esa crisis económica y la rapidez con que se sale de ella. Es cuestión de enfoque. Se ha dicho que esto es como una guerra. Bueno, pues sí es una guerra hay un Ejército formado por los empresarios. El enfoque tiene que estar en la empresa. Evidentemente con los gobernantes dirigiendo la operación, pero eso depende de ellos. ¿Qué tiene que hacer un general en jefe en una guerra de estas características? Arengar a sus soldados, animarles y ponerse al frente para luchar contra el enemigo. La solución empresa es la clave. Si esto no existe, las cosas no irán bien y veremos que la crisis nos llevará a 2023 si no peor. El ánimo del Ejército empresarial es fundamental.

– Abogaba usted hace unos días por un Pacto Nacional de Recuperación y Reconstrucción que contemple la colaboración público-privada.

– Aquí hay tres fases. La fase de supervivencia, la fase de recuperación y la fase de reconstrucción. Todavía estamos en la fase de supervivencia, sigue muriendo gente y las empresas están cayendo; suerte de algún elemento como el ERTE para paliarlo. La fase de recuperación es la salida y, si el Ejército de empresarios sale con fuerza apoyado por sus mandos, iremos mucho mejor. La fase de reconstrucción es a largo plazo. Ahí entran las reformas estructurales que necesita el país y que requieren del diálogo y del consenso de los políticos. Se trata de que el tejido productivo se mantenga lo más intacto posible. Porque, además, este es el escudo social fundamental. Defender el mantenimiento del tejido productivo es defender los empleos, de eso no hay ninguna duda. El que no lo vea así está muy equivocado.

– El gobernador del Banco de España ha dicho en el Congreso que, cuando pase lo peor de la pandemia, será necesario un plan de ajuste de las cuentas públicas pactado, gradual y a medio plazo que combine subidas de impuestos, recortes, ahorros y contención en el gasto. ¿Qué le parece esta propuesta para recuperar la economía?

– Me preocupa antes que nada la salida. Hay que hablar de lo demás, pero habrá tiempo para ello. Ahí están esas reformas estructurales que necesitamos en el país desde hace mucho tiempo, que se van dilatando y que, como decía, requieren de diálogo y consenso. De acuerdo con su pregunta y siguiendo el símil de la guerra, lo veo como lo que pasó en Europa con el plan Marshall. En el momento en que se sale de la guerra, lo que hay que hacer es poner los medios para que la euforia de sentirse vivos se concrete en un crecimiento para todos y, además, con un contrato social. Es decir, hay que revisar todas las relaciones de producción que existen e ir juntos. Es la clave de todo. Si cada uno va por su lado o uno contra otro, estamos perdidos.

– Ha manifestado su apoyo a la propuesta del presidente del Gobierno de una especie de Plan Marshall para la reconstrucción. ¿Teme que la UE sólo esté dispuesta a un rescate? A la espera de conocer la propuesta de la Comisión Europea en unos días, ¿la idea sobre el fondo de reconstrucción europea lanzada por Alemania y Francia ahuyenta esa posibilidad?

– La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, dice que está en línea con lo defendido por España e Italia. –La UE se la está jugando; o está con los ciudadanos europeos o se puede dar por muerta. En este sentido soy optimista; el Banco Central Europeo está actuando perfectamente y, en una reciente entrevista, Christine Lagarde dice que es el momento de jugar fuerte y es además el momento de la solidaridad. El movimiento Merkel y Macron va en esta dirección. Se están dando cuenta de que echan el resto o no tienen futuro. En este sentido hay que apoyar al Gobierno español y sobre todo al presidente Sánchez y a Nadia Calviño, para que vayan a Europa con sus reivindicaciones del brazo de los países mediterráneos. Esto es construir Europa. Lo otro es destruirla. Construyamos Europa de verdad, todos con responsabilidad y remando en la buena dirección. Europa está sostenida en una economía social de mercado y este es el modelo que habría que reivindicar en el mundo. La pandemia lo está demostrando. Por ejemplo, en Estados Unidos. Europa tiene mucho que decir, pero tiene que hacerlo desde la unidad. Esto tiene un reflejo en los países. Por ejemplo, en España. Hay una manera de organizarse coherente con Europa que aparece en nuestra Constitución. El que quiera separarte de ello, que se haga a un lado. No es el momento de cambiar de régimen, es el momento de afirmar nuestros fundamentos en la línea de los fundamentos de Europa.

– ¿Qué le parecen las medidas adoptadas hasta ahora desde el Gobierno? Las líneas de crédito o los ERTEs, que antes mencionaba, para tratar de contener los dramáticos efectos económicos de la crisis sanitaria.

–La partitura es buena. El problema es el mantenimiento de las empresas, que es el mantenimiento del empleo. Cuando no hay ingresos hay que facilitar la liquidez. Los ERTEs y las líneas ICO, que ayudan en parte, se plantearon con contundencia. Otra cosa es cómo se han ejecutado. En la cuestión fiscal han estado timoratos. Por tanto, es la parte más débil de la partitura. La recuperación hay que afrontarla con contundencia y confianza. Y en el caso de las empresas es fundamental que se vean apoyadas y animadas, no al revés cuando un ministro dice alguna cosa que está fuera de lugar.

– Acaba de ir al Consejo de Ministros la ley del clima, planteada como una oportunidad para modernizar la economía, crear empleo e incrementar la eficiencia en los recursos que consumimos. ¿Beneficia o no a los negocios españoles para salir de la crisis?

–En el momento inicial de la recuperación, en la fase de salida, este no es el tema. Sí para el medio y largo plazo. Hay una serie de líneas estratégicas que hay incluir en el plan de reconstrucción. Una es la sostenibilidad, la lucha contra el cambio climático. Otra es la digitalización. Se ha demostrado en esta crisis. Si no hubiese sido por lo digital no sé cómo estaríamos. Suerte que Telefónica habían hecho los deberes. Otra es la formación. Aquí va a haber una revolución. Lo digital ha penetrado de manera muy profunda en la formación y en esto soy muy optimista. Lo digital tiene pros y contras; se habla mucho la restricción de libertades y puede ser cierto, pero también da mucha autonomía necesaria para desarrollar la creatividad en el estudio. Y para España, una línea estratégica propia es la internacionalización. El país había empezado a hacer los deberes tras la anterior crisis y hay que estimular a las empresas para que sigan tomando posición internacional. Es muy importante exportar, pero es importantísima la inversión en los distintos mercados. Porque cuando hay una pandemia como está, no es lo mismo que te cierren la frontera a que estés dentro trabajando.

– Habla de la digitalización. En dos meses de confinamiento, ¿pymes y autónomos han dado el salto pendiente para mantener sus negocios?

– Muchos ya están y, los que no, han visto claro que no pueden permanecer al margen de la transformación digital. Es una gran ventaja, como la internacionalización. Cuando empecé a ser presidente de la Feria de Barcelona en el año 2004 hablaba con medianos empresarios que me decían, ‘yo de aquí no salgo’. En la crisis de 2008, algunos de aquellos cayeron y los demás aseguraban, ‘yo salgo como sea’. La digitalización es lo mismo. Quienes no están todavía digitalizados ahora sí quieren estarlo. Ha habido Cámaras de Comercio que han actuado en este sentido, montando plataformas con tiendas de proximidad en condiciones de servir a la gente. Ha habido un antes y un después.

– ¿El comercio de proximidad tiene una oportunidad de reinventarse en esta crisis que obliga a replantearnos nuestra relación con el entorno?

–Todo el comercio tiene que reinventarse. Y lo está haciendo, esta crisis ha empujado en esa dirección. Las grandes superficies ya estaban en esta línea presionadas por las grandes plataformas tecnológicas mundiales. Los pequeños permanecían más distantes, pero ahora ya lo han visto. Han visto que el mundo se lo exige.

– ¿Los negocios están preparados para abrir sus puertas y que los clientes vuelvan a entrar con seguridad? La Cámara de Comercio de España y la Secretaría de Estado de Comercio han puesto en marcha la campaña Te estamos esperando, existe una guía de buenas prácticas frente al Covid-19 para trabajadores y establecimientos comerciales. ¿Están funcionando?

– Sí, están funcionando. Pero lo que sobre todo está funcionando es la actitud de los comerciantes. Se lo han tomado en serio, son rigurosos con las medidas de seguridad y van por buen camino. En el futuro inmediato es muy importante que la salida sea lo más rápida posible. Cuando la parte sanitaria empieza a estar controlada es fundamental esa celeridad cumpliendo las medidas de seguridad. Creo más en ello que en medidas lanzadas con carácter general que en estos momentos me parecen inadecuadas como, por ejemplo, el cierre de fronteras, que puede provocar un enorme perjuicio en el turismo.

– ¿Qué opina de las fases de la desecalada? Hay comunidades autónomas críticas, especialmente la de Madrid. Desde el Ejecutivo central defienden la prudencia para no tener que ir marcha atrás.

– La gente es prudente y hay que animarla a que lo siga siendo, no hay que tomar medidas de carácter general que muchas veces no tienen sentido, por ejemplo para no abrir las superficies de más de 400 metros; afortunadamente ya lo han visto. Hay que confiar más en las personas. En este sentido, el Sello de Comercio de Confianza va por ese camino, el de la responsabilidad de los propios comerciantes que están poniendo en marcha las medidas de seguridad e higiene necesarias para reforzar la confianza del consumidor.

Entrevista publicada en El Nuevo Lunes

Redacción
Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. El programa cuenta con secciones especializadas en Ahorro e Inversión, Finanzas, Bolsa, Fondos de Inversión, Prevención Social y Seguros (con especial atención a los Principios de Inversión Responsable de la ONU (UN-PRI), así como consultoría fiscal y legal, entre otras.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

“A FONDO”, con Feelcapital y Gesconsult

En TIEMPO DE INVERSIÓN analizamos las ventajas que ofrece el asesoramiento robótico e inteligente de Feelcapital y las oportunidades que como inversores tenemos al utilizar su plataforma. En la última edición de A FONDO contamos Pilar Bravo, directora comercial de...

Las gestoras pequeñas obtienen mejores resultados

Los gestores de boutiques de fondos, como se conoce en la jerga a las pequeñas gestoras especializadas, suelen asegurar que el tamaño más reducido les da flexibilidad y mayor margen de maniobra para generar valor (alfa, o rentabilidad respecto al mercado). Un estudio...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la Newsletter y recibe todos nuestros contenidos en tu correo

Tiempo de Inversión es un programa de (in)formación financiera, fiscal y legal de producción propia, presentado y dirigido por Manuel Tortajada. El programa se emite en radio intereconomia, de lunes a viernes, de 19:00h a 21:00h. Suscríbete a nuestros contenidos y no te perderás nada.





El podcast de los inversores de habla hispana

Únete a la comunidad de Tiempo de Inversión

Share This